El pasado 22 de enero, estudiantes de todo el Estado demostramos, en decenas de ciudades, nuestro más profundo rechazo a la intervención imperialista en Gaza y a la masacre cometida durante 23 días contra la población civil palestina, intervención que ha dejado un saldo de más de 1.500 muertos y miles de heridos. Esta jornada de lucha estudiantil en solidaridad con el pueblo palestino ha supuesto un importante paso adelante en la unión de los hijos de trabajadores por encima de las divisiones racistas que el capitalismo fomenta por todos los medios, sembrando prejuicios y división dentro de la clase obrera con el objetivo de explotarnos mejor.
A pesar de la campaña de los medios de comunicación, que desde el domingo 18 insistieron en que con la tregua los problemas del pueblo palestino habían alcanzado su fin, en decenas de ciudades y en cientos de institutos los estudiantes secundaron la jornada de paros y concentraciones convocadas a las 12 de la mañana por el Sindicato de Estudiantes. Los estudiantes tomamos de nuevo las calles, esta vez para demostrar nuestra solidaridad con el pueblo palestino a la vez que denunciábamos el bloqueo económico al que la población sigue siendo sometida, con la complicidad y colaboración de los mismos gobiernos que, hipócritamente, lloraban lágrimas de cocodrilo mientras la población de Gaza era masacrada.
Además de los paros y asambleas en los propios centros de estudio, en Santiago, Vigo, Ferrol, Vitoria-Gasteiz, Bilbao, Tarragona, Barcelona y Madrid hubo manifestaciones por las calles de la ciudad y concentraciones en diversas plazas públicas. A todas ellas acudieron multitud de jóvenes inmigrantes, muchos de origen árabe, demostrando en la práctica lo que significa la unidad de clase por encima de barreras nacionales y raciales. Desde el Sindicato de Estudiantes siempre hemos defendido que la única alternativa al militarismo y a la guerra es precisamente esa, la lucha conjunta de los trabajadores y las masas explotadas de todas las nacionalidades, por encima de las fronteras artificiales impuestas por el imperialismo.
En Madrid la concentración fue frente al Ministerio de Exteriores y, al igual que en el resto de las zonas, se corearon consignas en castellano y en árabe durante toda la movilización, algunas de las más coreadas fueron: "¡Dónde está Moratinos cuando matan palestinos!", "¡Vosotros, sionistas, sois los terroristas!", "¡Todos somos palestinos!" o "¡Nativa o extranjera, la misma clase obrera!".
Al final de las manifestaciones y concentraciones, desde el Sindicato de Estudiantes reafirmamos nuestra solidaridad con el pueblo palestino y redoblamos nuestro compromiso con la lucha de los oprimidos en el mundo árabe, contra el capitalismo y las intervenciones imperialistas en toda la zona.

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas