El pasado 27 de enero el gobierno del PSOE, a través de su ministro de Educación, presentó oficialmente el "Pacto por la educación". Dos días más tarde, en el Consejo de Ministros, el ejecutivo del PSOE aprobaba un paquete de contrarreformas sociales con la intención de aumentar la edad de jubilación a los 67 años y endurecer el acceso a las pensiones. Al mismo tiempo, el gobierno ha anunciado un recorte drástico del gasto público en torno a los 50.000 millones de euros y una nueva reforma laboral. Todo ello conforma un brusco giro a la derecha de la política del PSOE, cediendo vergonzosamente a las presiones de la CEOE, el PP y la jerarquía de la Iglesia Católica. Es en este giro a la derecha donde tenemos que enmarcar el Pacto educativo, que no es otra cosa que un ataque frontal contra la escuela pública, que continúa el proceso iniciado con el famoso Plan Bolonia para privatizar la Universidad.

Las organizaciones estudiantiles de izquierda, los sindicatos de clase y las asociaciones de padres tenemos que responder en defensa de la enseñanza pública, laica y gratuita

El pasado 27 de enero el gobierno del PSOE, a través de su ministro de Educación, presentó oficialmente el "Pacto por la educación". Dos días más tarde, en el Consejo de Ministros, el ejecutivo del PSOE aprobaba un paquete de contrarreformas sociales con la intención de aumentar la edad de jubilación a los 67 años y endurecer el acceso a las pensiones. Al mismo tiempo, el gobierno ha anunciado un recorte drástico del gasto público en torno a los 50.000 millones de euros y una nueva reforma laboral. Todo ello conforma un brusco giro a la derecha de la política del PSOE, cediendo vergonzosamente a las presiones de la CEOE, el PP y la jerarquía de la Iglesia Católica. Es en este giro a la derecha donde tenemos que enmarcar el Pacto educativo, que no es otra cosa que un ataque frontal contra la escuela pública, que continúa el proceso iniciado con el famoso Plan Bolonia para privatizar la Universidad.

La situación de la educación pública

La realidad de la enseñanza pública tiene muy poco que ver con el discurso oficial. El curso 2009/10 comenzaba con más de 3.000 barracones haciendo las veces de aulas: 1.208 en el País Valenciano, 1.046 en Catalunya y 800 en Andalucía. Son más de 75.000 los estudiantes afectados que tienen que recibir clase en espacios de chapa y plástico. Aunque "se supone" que son concebidas para tener una existencia corta, 3 ó 4 meses, esas estancias se acaban prolongando indefinidamente.

Además, la falta de plazas públicas crece cada año. Este curso, sólo entre Barcelona y Madrid, hubo más de 22.000 no admitidos en Formación Profesional (FP). La falta de profesores es otro de los problemas más acuciantes: tan sólo en la provincia de Málaga, en el mes de octubre, casi 15.000 alumnos se veían afectados por la ausencia de unos 1.200 docentes.

Esta situación no surge de un día para otro, es fruto de un abandono consciente de la educación pública por parte de los gobiernos autonómicos del PP, pero también de las comunidades gobernadas por el PSOE y del propio gobierno central. La falta de inversión necesaria para solucionar sus problemas y apostar por una mejora significativa ha agudizado el problema año tras año.

Mientras los presupuestos destinados para la educación pública han sufrido un descenso prolongado durante los últimos 16 años (del 4,9% del PIB en 1993 al 4,5%[1] en 2009), la educación privada-concertada ha ido apropiándose, cada vez más, de una gran parte de los recursos correspondientes a la pública: de 1.615,6 millones de euros en 1992 [2], los conciertos han pasado a 4.726,4 en 2006[3], un incremento del 292%, es decir, se han esquilmado sistemáticamente los fondos públicos a favor de los empresarios de la educación privada-concertada, que en un 89% corresponden a la Iglesia Católica.

Las propuestas de la derecha

La derecha ya ha dejado claro cuáles son sus recetas para "mejorar" la educación. Para este curso el gobierno de Madrid, dirigido por Esperanza Aguirre, ha recortado el presupuesto para la educación pública en todos sus tramos en un 3,3%, mientras el dedicado a la privada-concertada ha aumentado un 6%.

Ante un fracaso escolar del 30%, el más alto de la UE, el PP exigió, antes de hacerse pública la propuesta del pacto educativo por el gobierno, la supresión de un año en la  Enseñanza Secundario Obligatoria (ESO) y ampliar uno más el bachillerato; de esta manera tratan de incitar a los estudiantes con más dificultades a abandonar el sistema educativo y obtener una mejor cualificación académica, asegurando más mano de obra barata para la explotación.

Por otra parte, para el PP los verdaderos problemas de la educación son la "indisciplina y la violencia en las aulas", y su solución es entregar poderes policiales al profesorado. Los que hacemos vida en los centros de estudio sabemos perfectamente que la imagen que tratan de trasladar de la juventud nada tiene que ver con la realidad. Tanto es así que incluso el defensor el pueblo reconoce que los episodios de violencia se han reducido desde 1999 hasta situarse en un 3,9%[4].

El pacto educativo

Lamentablemente, en su propuesta de pacto, el PSOE no sólo hace un guiño a estos planteamientos, sino que además recoge diferentes aspectos del ideario político del Partido Popular.

Así nos encontramos con que el PSOE recupera para 4º de ESO parte de los itinerarios que la derecha impulsó en su "Ley de Calidad" de 2002 -contra la que la comunidad educativa salió a la calle y el PSOE se vio obligado a echar atrás-, convirtiéndolo en un curso en el que dividir al alumnado en dos ramas[5]. Esta selección se gestará en 3º de la ESO, con un examen que servirá para "elegir la modalidad del cuarto curso hacia [...] estudios de bachillerato o hacia estudios de formación profesional".[6] A los 14 años se decidirá quién sirve para estudiar bachillerato y posteriormente una FP de grado superior o la universidad, y quién debe ser encaminado a una FP de grado medio, claramente devaluada.

Además el PSOE le hace el juego a la derecha en su campaña de criminalización de la juventud [7] favoreciendo la represión del movimiento estudiantil bajo la fórmula de la necesidad de reforzar la autoridad del profesor y de los equipos directivos, "para que puedan adoptar de forma inmediata las medidas necesarias ante los casos de violencia o indisciplina que se produzcan." Ya ha quedado claro que la violencia en las aulas se reduce a casos sumamente puntuales. Esta medida, en la práctica, se utilizará para que cualquier estudiante que promueva una asamblea, una protesta o participe en una huelga por la mejora de las condiciones de estudio, sea sancionado con "las medidas punitivas que sean necesarias"[8].

Un aspecto central del documento es la clara intención de continuar favoreciendo la extensión de la escuela concertada en detrimento de la financiación a la pública, de la que no se habla explícitamente en ninguna de las 28 páginas ni en las 104 propuestas planteadas por el gobierno. Además, haciéndose eco de la demanda del Partido Popular, el gobierno del PSOE subscribe la necesidad de "Favorecer la libertad de elección [de centros] de las familias"[9], para asegurar que la enseñanza privada concertada seguirá recibiendo un chorro de miles de millones de euros, así podrá seguir haciendo cantera: si la desde educación infantil una familia matricula a sus hijos en la privada concertada (en muchos casos por la falta de oferta pública existente) con el tiempo cada vez será mayor el porcentaje de enseñanza concertada en los siguientes tramos educativos (primaria, secundaria,...), algo que ya está ocurriendo.

La propuesta de Pacto Educativo finaliza planteando una financiación que nos equipare con Europa en 2015, aunque nuevamente sin decir cuánto dinero se dedicaría a la pública y cuánto a la privada-concertada, cuestión que ya se resolverá entre bambalinas y acuerdos secretos.

¿Por qué este pacto?

Los últimos tres años han estado determinados por la crisis económica más grave que afecta al sistema capitalista en las últimas ocho décadas. En cuestión de meses hemos visto como miles de empresas cerraban y como millones de puestos de trabajo se destruían. Ante esta situación el PSOE ha mantenido reiteradamente un discurso demagógico, haciendo hincapié "en la defensa de los más desprotegidos", pero en los hechos ha puesto todos los recursos del Estado para rescatar a los bancos y las cuentas millonarias de los grandes empresarios.

Todas las medidas en favor de los grandes capitalistas han sido estériles a la hora de revertir la profunda crisis que afecta al Estado español. Sin embargo la deuda pública generada por los 200 mil millones de euros entregados a la banca se han convertido en un lastre insoportable.

Es por eso que el PSOE ha tomado una decisión claramente contraria a los intereses de los trabajadores y jóvenes que le votaron en las pasadas elecciones. Ha optado por salir de la crisis haciendo pagar los platos rotos a los sectores más desfavorecidos. Visto desde una panorámica general, es evidente que el pacto educativo responde a este giro a la derecha del gobierno: ninguna inversión para solucionar los problemas que realmente afectan a millones de familias trabajadoras, expulsión del sistema educativo del mayor número de estudiantes y potenciación de la escuela privada-concertada. Es decir privatización de la enseñanza, que se transforma en un negocio lucrativo para los empresarios del sector.

El PSOE adopta todas estas medidas pensando que así logrará recuperarse de la crisis económica. En realidad, lo único que logrará con estas medidas es sembrar desconfianza y frustración entre la clase obrera y la juventud, preparando las condiciones para el triunfo de la derecha.

El PSOE traiciona su propio programa

Históricamente la izquierda siempre ha defendido la idea de que una educación pública de calidad sirve para luchar contra las desigualdades sociales y promover el progreso de los sectores económicamente más desfavorecidos. Sin embargo, lo que está haciendo el PSOE en los últimos años es precisamente trabajar en la dirección opuesta.

En primer lugar, aprobando los conocidos Planes de Bolonia que han elitizado la educación universitaria, introduciendo una barrera económica insalvable para millones de jóvenes provenientes de familias trabajadoras a través de los máster y el encarecimiento de los estudios universitarios (este año el precio de las matrículas se ha incrementado un 23%). Por otra parte, la política de becas se está sustituyendo por préstamos bancarios, siguiendo el modelo preponderante en sistemas educativos como el norteamericano, con el consabido negocio para la banca.

También sobre la FP hay prevista una reforma que supondrá un claro retroceso en su dignificación, favoreciendo la "formación" académica directamente en las empresas privadas, fomentando convenios de colaboración con entidades privadas que puedan hacer uso de las instalaciones y materiales públicos sin coste alguno y desincentivando en la práctica la FP reglada, dando a entender que con tres años de experiencia laboral se podrá optar a una titulación oficial. Y en lo referente a las comunidades  autonómicas con gobiernos del PSOE, la política no se diferencia en nada de la derecha. Es más de lo mismo, si no peor, como se pone de relieve en Catalunya con la LEC[10] como máximo exponente del fomento de la escuela privada-concertada (con la entrega adicional cada año de 316 millones de euros hasta 2016).

Es necesario levantar un frente de izquierdas en defensa de la educación pública

El pacto educativo es más de lo mismo. Una capitulación absoluta ante las presiones de la derecha. Ante esta realidad es más necesario que nunca responder de una manera firme y contundente a todos estos ataques. El pacto educativo puede ser en sí mismo el más grave de todos ellos, ya que supone un retroceso histórico para la educación secundaria.

Desde el Sindicato de Estudiantes hacemos un llamamiento a los sindicatos de profesores, a las organizaciones estudiantiles de izquierdas y especialmente a Izquierda Unida, para desarrollar una campaña de movilizaciones en defensa de la educación pública, que debe comenzar con una amplia explicación en los centros de estudio de lo que realmente supone este mal llamado "Pacto por la educación". Una campaña que debe ser vinculada a la lucha contra el resto de las contrarreformas que el gobierno del PSOE ha aprobado y que son un ataque directo a las condiciones de vida de la clase obrera y la juventud. Sólo así obligaremos al gobierno del PSOE a retirar este pacto regresivo y reaccionario.

 

[1] "Datos y cifras curso escolar 2008/2009" Ministerio de Educación.

 [2] Instituto de Evaluación: sistema estatal de indicadores de la educación 2007.

 [3] Datos publicados por el Ministerio de Educación, Política Social y Deporte (2006).

 [4] Del II Informe sobre "Violencia Escolar: El maltrato entre iguales en la Educación Secundaria Obligatoria, 1999-2006".

 [5] Propuesta 7 del documento "Propuestas para un pacto social y político por la educación".

 [6] Propuestas 46 y 48 del documento "Propuestas para un pacto social y político por la educación".

 [7] Propuesta 56 del documento "Propuestas para un pacto social y político por la educación".

 [8] Las dos citas de este párrafo hacen referencia a la propuesta 62 del documento "Propuestas para un pacto social y político por la educación".

 [9] Propuesta 54-b del documento " Propuestas para un pacto social y político por la educación"

 [10] Ley de Educación de Catalunya


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas