"La crisis está demostrando el fracaso del capitalismo y de todas las opciones políticas que lo defienden"

"La crisis está demostrando el fracaso del capitalismo y de todas las opciones políticas que lo defienden"

El Sindicato de Estudiantes (SE) nació como una organización juvenil, de izquierdas, democrática, revolucionaria y laica hace ya 25 años. Del 12 al 14 de noviembre celebrará su XV Congreso Estatal. En todo este tiempo ha estado presente en las movilizaciones más destacadas de la juventud y la clase trabajadora, defendiendo la escuela pública, un puesto de trabajo digno al acabar los estudios y unos servicios públicos de calidad. Ante la convocatoria de huelga general del 29-S el Sindicato de Estudiantes volverá a estar presente en las calles y los centros de estudio.

El Militante.- ¿Cuál es la posición del SE ante la convocatoria de huelga general del 29-S y qué planes tenéis?
Tohil Delgado.
- Desde nuestra organización llevamos muchos meses planteando a los grandes sindicatos la necesidad de dar una respuesta contundente a los ataques que desde el comienzo de la crisis estamos padeciendo jóvenes y trabajadores. Cuando en el mes de junio conocimos la convocatoria hecha para el día 29 de septiembre por CCOO y UGT, no dudamos ni un momento en sumarnos a la misma con todas nuestras fuerzas. Los jóvenes somos uno de los sectores más interesados en que esta huelga sea lo más contundente posible.
Nos encontramos en un momento crítico, en el que el gobierno Zapatero ha lanzado los ataques más graves a los derechos laborales desde el fin de la dictadura. Para frenar estos ataques es necesaria la más amplia movilización el día de la huelga general, dejando claro al gobierno que si no rectifica inmediatamente, la lucha continuará con más movilizaciones en los próximos meses. El 29-S es el pistoletazo de salida a la lucha en defensa de nuestros derechos. El gobierno ya está anunciando que tras la contrarreforma laboral vienen más ataques. Por tanto será necesario seguir en la calle movilizados para exigir al gobierno que haga frente a las presiones de la burguesía, y que comience a gobernar en beneficio de los millones de jóvenes y trabajadores que le auparon al poder.
EM.- La juventud es uno de los sectores más castigados por la crisis económica y también por las medidas impulsadas por el gobierno (recortes presupuestarios, paro juvenil, reforma laboral,...), ¿cómo ves la situación de los jóvenes, tanto en el terreno laboral, como en el educativo?
TD.
- En el frente laboral los datos sobre el impacto que la crisis está teniendo en la juventud son muy claros: El 65% de los jóvenes entre 16 y 20 años está en el paro, aquellos que logran un puesto de trabajo tienen que hacer frente a una temporalidad que afecta a más del 45% de los nuevos contratos. En el frente académico, con los recortes en gasto social, la precarización y privatización de la educación es una realidad evidente. Este inicio de curso, ante la vía muerta que es el mundo laboral, muchos jóvenes han optado por continuar mejorando su formación; eso significa que habrá 140.000 alumnos más respecto al año pasado, mientras que en nuestras aulas veremos cómo desaparecen 6.400 profesores de refuerzo sólo entre Madrid, Valencia, Canarias, Catalunya y Galicia. Por otra parte habrá, al menos, 40.000 alumnos no admitidos en FP este curso. Y, por último, este año las tasas universitarias han subido hasta un 5,5% en algunas universidades.
Mientras ésta es la realidad a la que nos enfrentarnos día a día, tenemos que soportar una campaña de criminalización y desprestigio constante contra la juventud por parte de los grandes medios de comunicación. Se acuñan términos "ingeniosos" como "generación ni-ni" (ni estudia ni trabaja) para referirse a nosotros, dando a entender que somos unos vagos y despreocupados, cuando la realidad es justo la contraria.
Los datos oficiales de la Encuesta de Población Activa (EPA) durante el pasado mes de marzo, cuando esta campaña estaba en su punto álgido, ponen de manifiesto que esta terminología no tiene ninguna base real: el porcentaje de ni-nis en el Estado español rondaría al 0,26% del total de la juventud.
La burguesía sabe del potencial que la juventud ha mostrado en numerosas ocasiones en luchas importantes y quiere poner todas las barreras para que el movimiento juvenil y el de los trabajadores no confluyan.
EM.- Uno de los ejes del gobierno para justificar la batería de ataques aprobados y en ciernes es que son el único camino para salir de la crisis y de que a la larga serán positivos para "todos", ¿qué opinión te merece y cómo desde el SE hacéis frente a esta argumentación?
TD.-
En realidad las medidas que se están tomando no resuelven la crisis. Su objetivo es garantizar los beneficios de la banca y de la gran empresa. Ni a la corta ni a la larga vamos a salir beneficiadas las familias trabajadoras. El cuento de que los sacrificios de hoy son necesarios para repartir la riqueza mañana ha demostrado ser siempre eso, un cuento. Por eso no aceptamos la idea de que ahora se trata de hacer un esfuerzo entre todos para resolver el problema
Por otra parte, es sorprendente escuchar en estos días la hipocresía y demagogia del PP autoproclamándose el partido de los trabajadores. Estos mismos que tanto dicen defendernos son los que no están contentos con la reforma laboral porque no es suficientemente dura, son los que asfixian a la educación y sanidad públicas allí donde gobiernan, y también son los que comienzan a cuestionar la necesidad de la existencia de sindicatos para defender los intereses de los trabajadores. El PP es el representante directo de nuestro más firme enemigo, la burguesía y el sistema capitalista.
Si esta crisis está demostrando algo en todo el mundo, es la bancarrota y fracaso del capitalismo y de todas las opciones políticas que lo defienden. Desde el Sindicato de Estudiantes creemos que la crisis mundial capitalista resalta la necesidad de construir una alternativa política a este sistema. Construir una sociedad en la que los recursos generados por la mayoría de la sociedad estén bajo su control democrático, para cubrir todas las necesidades sociales y disponer y planificar las fuerzas de trabajo y recursos con que contamos en todo el planeta, se ha convertido en una tarea urgente.
EM.- Como tú dices, la crisis tiene un carácter mundial y la respuesta también debe ser internacional...
TD.-
Efectivamente, la respuesta de la clase trabajadora a las consecuencias y ataques que se desprenden de la crisis está siendo muy importante en todo el mundo, aunque es sólo el principio. En Grecia hemos asistido a incontables huelgas generales en los últimos años y movilizaciones de millones de personas contra los planes de ajuste. En Italia recientemente también hemos podido ver movilizaciones multitudinarias contra Berlusconi y las medidas que impulsa su gobierno. En Francia la movilización de rechazo a las medidas racistas de Sarkozy contra la comunidad gitana y contra los ataques al movimiento obrero, mostraron un seguimiento masivo por parte de jóvenes y trabajadores.
En Latinoamérica el proceso está mucho más avanzado. Ese es el caso de Venezuela que, hoy por hoy, es la punta de lanza la revolución mundial. En este país millones de trabajadores y jóvenes están protagonizando un lucha histórica y tenaz por transformar la sociedad. El odio de los medios de comunicación, del imperialismo y de la derecha hacia Hugo Chávez no revela otra cosa que el miedo a la revolución y hacia el socialismo. Por supuesto el Sindicato de Estudiantes apoya al presidente Chávez y a los candidatos del PSUV en las elecciones del 26 de septiembre. La lucha de los trabajadores y jóvenes venezolanos es la misma que la de los trabajadores y jóvenes del Estado español y del mundo, debemos ser muy conscientes de ello. 

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas