El inicio de curso en la universidad ha estado marcado por la subida de tasas y el nuevo decreto de becas, que han supuesto un verdadero golpe para los presupuestos de las familias trabajadores afectadas. Entrevistamos a cinco estudiantes haciéndoles dos preguntas:
1) ¿Cómo te ha afectado la subida de tasas?
2) ¿Cómo te ha afectado el nuevo decreto de becas?

Alejandro Gallego
Estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid
“Sin suspender nada, he pagado 2.053 euros de matrícula”

1) Yo estudio dos ingenierías y sin haber suspendido ninguna asignatura el año pasado la matrícula de segundo me ha costado 2.053 euros, todas las asignaturas de primera matrícula. Es una barbaridad, ¡estamos hablando de una universidad pública! Y, por supuesto, esta subida de precios no significa mejor material y más profesores, sino todo lo contrario. Los despidos de profesores continúan y no hay ninguna mejora en las instalaciones de la universidad. Además nos suprimen asignaturas optativas y se limita el número de alumnos en algunas debido a que no hay material suficiente para todos.
2) El año pasado ya no me concedieron la beca, este año al menos he podido pedirla. La mayoría de mis compañeros de clase ni siquiera han podido debido a que no tienen los suficientes créditos aprobados o no han alcanzado la nota mínima necesaria. Es por eso que muchos se plantean dejar la carrera o no matricularse de todas las asignaturas. Además, muchos trabajan para pagarse los estudios, lo que cada vez es más difícil compaginar sobre todo desde la aprobación de los planes de Bolonia. Además las concesiones de las becas van saliendo con cuentagotas, y muy posiblemente hasta mediados de curso no sabes si te la han concedido o no, lo que puede significar dejar el curso a la mitad debido a que no puedes pagarlo, no importando tus resultados académicos.

Víctor Rodríguez
Estudiante de Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid
“Derecho sube unos 200 euros, y no es la que más”

1) En el caso de mi carrera, Derecho, el coste ha pasado de 1.470 a 1.690 euros, lo que va a impedir a bastantes estudiantes acceder a estudiar este grado. Pese a ello no es el que más ha subido. En la Universidad Carlos III, por ejemplo, tengo amigos que han llegado a pagar 2.100 euros por una ingeniería, lo que supone una subida brutal, unos 350 euros respecto al mismo grado el año pasado.
2) Yo, de momento, con la beca no he tenido problemas. Hay que tener en cuenta que vengo de Bachillerato y los requisitos no son tan estrictos como cuando ya llevas un tiempo en la universidad. En cambio conozco mucha gente que ya es su segundo o tercer año en la universidad y tienen unas trabas enormes para conseguir su beca.

Ibai Asensio,
Estudiante de Física en la Universidad Autónoma de Madrid
“La subida de 2ª y 3ª matrículas es aún más escandalosa”

1) La nueva subida de tasas de este curso ha sido otro golpe más para todas las familias trabajadoras con hijos en la universidad. Si la subida de la primera matrícula ya es escandalosa, más aún lo es la subida exponencial de las segundas y terceras matrículas. En carreras como la mía es absolutamente común y generalizado que cada curso los estudiantes que no pueden pagarse una academia privada suspendan y tengan que repetir una, dos o a veces más asignaturas. En mi caso concreto, que tuve alguna dificultad el año pasado con las materias más complicadas (que son también las que más créditos tienen y más dinero cuestan), la matrícula del curso 2013/14 asciende a más de 2.300 euros. Además, hay que resaltar que este es el precio de un curso incompleto ya que he dejado para otros años dos asignaturas por miedo a tener cualquier complicación, suspender, y que el año que viene sea directamente inasumible para mi familia costear la universidad y permitirme completar mis estudios.
2) En carreras en las que es tan difícil que los alumnos aprueben todo cada curso, muy pocos cumplen los cada vez más selectos requisitos para la concesión de becas, y no existen casi posibilidades de recibir ninguna ayuda pública para garantizar el derecho al estudio. Ante este panorama desolador, la única medida que ofrece la administración es el pago fraccionado, es decir, en vez de abonar todo de golpe realizar dos pagos de más de 1.100 euros cada uno, ¡¡qué gran ayuda!!

Marina Mata
Estudiante de Económicas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid
“La exigencia de un 6,5 no tiene nada que ver con la situación económica de las familias”

1) Las tasas en la Comunidad de Madrid han subido un 27% este curso, lo que en la carrera de Económicas en primera matrícula supone un incremento de unos 350 euros. Esta subida, unida a la del curso anterior, es un esfuerzo económico muy importante para las familias trabajadoras, como es mi caso. Hay universidades que te dan la opción de realizar el abono de los 1.650 euros, que cuesta una primera matrícula, en pagos fraccionados. Pero esto no soluciona el problema ni de lejos, entre otras cosas, porque si has solicitado la beca no optas a este tipo de pago.
2) Yo no he recibido beca alguna este curso y en mi situación se encuentran miles de estudiantes más a los que ahora se nos obliga a sacar un 6,5 de media, algo que no tiene nada que ver con la situación económica por la que se solicita.

Mónica Caballero
Estudiante de Educación Social en la Universidad Complutense de Madrid
“Las becas no son limosnas”

1) En mi caso la subida de tasas de este último curso ha supuesto que el coste de la matrícula, siendo todas las asignaturas de primera matrícula, alcance los 1.627,23 euros, es decir un 27% más que el pasado curso. Esta subida de tasas tendrá inevitablemente consecuencias dramáticas, como las que ya vivimos el curso pasado en el que 3.000 alumnos quedaron prácticamente expulsados de la universidad a mitad de curso por no poder pagar. En mi caso contamos con un sueldo, el de mi padre. Mi madre se encuentra en paro recientemente, debido a un ERE, y aunque está buscando trabajo la situación cada vez es más ahogada. Lo más probable es que tenga que trabajar si quiero terminar la carrera, algo que el PP ya se ha encargado de hacer imposible para la mayoría de los jóvenes.
2) A pesar de que la situación económica de mi familia nunca fue demasiado buena, lo cierto es que yo nunca he recibido una beca. Las becas, a pesar de las palabras del ministro Wert, no son limosnas sino el resultado del dinero que los trabajadores pagan en forma de impuestos. Pero así es la excelencia y el esfuerzo que promueve el Partido Popular, que quien tenga dinero pueda estudiar dando igual si aprueba o suspende y quienes tenemos menos recursos, incluso sacando la nota más alta seamos expulsados de la universidad.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas