Primera derrota de Milei. La “ley Ómnibus” retirada, pero los ataques continúan
La impostura de PSOE y Sumar ante el genocidio sionista
Más de 300 personas en la inauguración del Espacio Rosa Luxemburgo
V. I. Lenin (1924-2024). Retrato de un revolucionario
Genocidio en Gaza: el pueblo palestino solo puede contar con la solidaridad internacionalista
Centenario de Lenin. Los artículos, tesis, manifiestos y trabajos teóricos del líder bolchevique en 1917
Guerra en Ucrania. Washington se enfrenta a una derrota sin precedentes
Documento de perspectivas mundiales aprobado en el III congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional
¿Por qué Izquierda Revolucionaria?
III Congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional. Hoy más que nunca, ¡socialismo o barbarie!
210406 13
210406 13

banner


Villaverde del Río es un pueblo de unos 8.000 habitantes situado en el valle del Guadalquivir, a pocos kilómetros de la ciudad de Sevilla, con una rica tradición de lucha. Entrevistamos a Santiago Jiménez, candidato a alcalde por La Voz de Villaverde, la candidatura que representa y aglutina a la izquierda que lucha.

El Militante.- ¿Cuáles son los principales problemas a los que tienen que enfrentarse los vecinos de Villaverde del Río?

Santiago Jiménez.- La gente del pueblo mira hacia su ayuntamiento para encontrar soluciones a los problemas locales y diarios más cercanos, como los servicios que recibe, el estado de las zonas comunes, parques, calles…, y los impuestos que paga. La mala calidad de los servicios es clamorosa, especialmente en las barriadas, y concentra las mayores críticas y reclamaciones de la población.

Precisamente, la dejadez en la gestión del Gobierno municipal del PSOE y el deterioro al que está llevando los servicios públicos abre el camino para su privatización, como en el caso del abastecimiento de agua, que quieren poner en manos de un consorcio, lo que triplicaría el recibo del agua. Ya estamos organizando asambleas en los barrios obreros para generar un movimiento vecinal que se enfrente a esta estrategia. Si constituimos un Gobierno obrero, abordaremos de inmediato la tarea de municipalizar, reorganizar y dotar de medios materiales y personales los servicios y la obra pública.

Además consideramos que es necesario que un ayuntamiento dirigido por nosotros centre su energía en la defensa de los derechos sociales, laborales y salariales de la clase trabajadora, atacados por una patronal insaciable, y que ahora lo hace con más intensidad todavía con el Gobierno del PP en la Junta de Andalucía.

Ante estos ataques hay que intervenir con un programa de lucha, impulsando desde el ayuntamiento la organización de la población. Por ejemplo, un punto central que abordaremos en la lucha por el derecho real a la vivienda será el de trabajar para expropiar al BBVA el proyecto de pisos que se encuentra abandonado en fase de estructura y convertirlo en un programa de vivienda social para la juventud y las familias trabajadoras.

En definitiva vamos a utilizar las instituciones para defender los derechos de la gente frente a la dictadura del mercado y el capital.

EM.- ¿Cómo consideráis que debe funcionar un ayuntamiento dirigido por una candidatura de izquierdas combativa como la vuestra?

SJ.- Pensamos que de lo que se trata es de poner en marcha una democracia real, que la gente normal pueda tomar en sus manos los asuntos públicos que le conciernen. Hacer funcionar los servicios, los proyectos de interés social y las obras públicas sin necesidad de subcontratas privadas que engorden sus beneficios a costa de los salarios y la jornada laboral.

Hay que acabar con el mito de que estas responsabilidades solo pueden llevarlas a cabo los “profesionales del oficio”, los alcaldes y los empresarios a través de las instituciones y la “democracia representativa”, que —como se demuestra un día sí y otro también— no es más que una cobertura para el favoritismo, los privilegios y la corrupción en interés de las grandes empresas, que además desangran las arcas públicas.

Una de las lacras más importantes que afecta a los ayuntamientos de multitud de pueblos es el clientelismo. Para nosotros es una prioridad acabar con él. Por ello, para que los vecinos puedan beneficiarse de los contratos públicos con derechos impulsaremos bolsas de trabajo elaboradas con un procedimiento democrático y asambleario, bajo el control de los propios trabajadores, que participan con voz y voto y eligen sus comités de control de las contrataciones.

Nuestros métodos hacen avanzar la conciencia de los trabajadores y la juventud, demostrando en los hechos que es posible mejorar en derechos y en servicios públicos con la participación organizada, igualitaria del pueblo llano. Que podemos hacer funcionar la sociedad, la producción y los servicios. Este es el camino que emprendimos en su día durante nuestra experiencia como Gobierno obrero de Villaverde del Río y es el que pretendemos continuar y profundizar en esta nueva etapa.


banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas