Crisis coronavirus internacional

Un programa y un partido para la revolución socialista

La pandemia del coronavirus se ha convertido en el accidente que expresa la necesidad. Todas las contradicciones económicas, sociales y políticas incubadas en la última década han estallado violentamente, colocando a la civilización ante una disyuntiva histórica. La matanza perpetrada contra decenas de miles de inocentes, y que se multiplicará en los próximos meses, es solo el comienzo. La parálisis general de la actividad productiva y del comercio, la oleada de despidos masivos y sufrimiento colectivo que se desarrollan en paralelo a la crisis sanitaria, tendrán consecuencias trascendentales en el futuro inmediato.

Leer más...

EEUU se ha convertido ya en el primer país del mundo con más casos de coronavirus, y lo peor está aún por llegar. En un país con más de 27 millones de personas sin ningún tipo de seguro médico y con un sistema sanitario en manos del lucro privado, es difícil cuantificar la magnitud del desastre, pero serán millones los que pagarán con su salud y sus vidas las políticas neoliberales de décadas. Por si no fuera suficiente, la recesión económica que avanza a pasos de gigante en la primera potencia mundial anuncia consecuencias desastrosas, incluso superiores a las del crack del 29. Todo esto en medio de una guerra abierta con China, que amenaza con arrebatarle su posición de liderazgo mundial, y que el senil capitalismo norteamericano tratará de evitar a toda costa pasando la factura a la clase trabajadora y provocando efectos de calado histórico en la lucha de clases, dentro y fuera de sus fronteras.

Leer más...

La expansión del coronavirus a lo largo y ancho del planeta está dejando al descubierto la crueldad del capitalismo. Pero el carácter inhumano y criminal de este sistema es algo que conocen muy bien desde hace décadas los millones de refugiados que huyen, entre otras razones, de la miseria y la crisis, o de las guerras e intervenciones imperialistas provocadas por las principales potencias económicas con el objetivo de saquear las materias primas o ampliar sus zonas de influencia en el mapa geopolítico internacional.

Leer más...

Italia se ha convertido en el epicentro de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. En el momento de escribir estas líneas, los datos son desoladores: casi 6.000 muertos, más de 60.000 contagiados (más del 10%, personal sanitario) y una tasa de mortalidad cercana al 10%.

Leer más...

El 19 de marzo había más de 244.000 casos diagnosticados de coronavirus y más de 10.000 muertes registradas en todo el mundo.

En toda Europa, los medios de comunicación burgueses propagan un discurso basado en la culpabilización individual, extienden el pánico y presentan esta gigantesca crisis sanitaria como una catástrofe natural, impredecible e inevitable. Cada una de las burguesías nacionales hace todo lo posible para ocultar las causas reales de la colosal crisis sanitaria que estamos viviendo: las políticas de recortes y privatizaciones en salud y en todos los servicios públicos que se han seguido en las últimas décadas, y con especial agresividad después de 2008. Y bajo la cortina de humo de los medios, los gobiernos toman medidas para proteger, no las vidas en riesgo, sino los beneficios del capital.

Leer más...