¡Abajo el régimen del 78! ¡Por la república socialista!

La Fiscalía ha decidido cerrar definitivamente todas las investigaciones sobre el rey emérito por el cobro de comisiones y mordidas, blanqueo de capitales y fraude fiscal, que provocaron su fulminante huida del país con nocturnidad y alevosía. Una decisión que asfalta el camino para que pueda volver a casa desde su dorado retiro en Abu Dabi sano, salvo e impune. Esta es la “igualdad ante la Ley” de la que nos hablaba su hijo el rey Felipe VI o los portavoces socialistas del Gobierno.

Una estrategia que cuenta con la plena colaboración y el aval del Ejecutivo de Pedro Sánchez y del PSOE, que deja en manos de la Casa Real la decisión de su vuelta, y que aunque señalan, por boca de la portavoz del Gobierno Isabel Rodríguez, que "son hechos que no nos gustan" y que "requerirían de una explicación del rey emérito", respetan las actuaciones del Ministerio Público y su “autonomía”.

Esta defensa a ultranza de las tropelías del monarca por parte del PSOE, rechazando una y otra vez en el Congreso, junto al PP y Vox, la constitución de una Comisión de Investigación, o exigiendo, como han hecho Felipe González o Alfonso Guerra, que cese esta “persecución” contra el exmonarca supuesto “artífice de nuestra democracia y de la Transición”, ponen en evidencia el grado de putrefacción el Régimen del 78 y de sus sostenedores.

Una posición en plena sintonía con una derecha cuyo modus operandi respecto al cobro de comisiones es bastante similar al seguido por Juan Carlos I todos estos años, y que exige ahora, como han hecho las Nuevas Generaciones del PP, que incluso se pida perdón al emérito.

En este contexto, las declaraciones de los dirigentes de UP, y de la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, señalando que le resulta "incomprensible" el archivo de las investigaciones, y que da la sensación que "aquí no todos somos iguales", pero que al mismo tiempo no le preocupa si Juan Carlos I "vuelve o no a España", ponen de nuevo en evidencia la completa bancarrota política de UP.

Obviamente, la exculpación del borbón, y su regreso a casa entre los vítores del PP y Vox, gozando de completa impunidad, es una bofetada para miles de activistas que luchamos contra la corrupta monarquía borbónica y el régimen del 78.

Librería"
La Fiscalía ha decidido cerrar todas las investigaciones sobre el rey emérito. Esta es la “igualdad ante la Ley” de la que nos hablaba Felipe VI o los portavoces socialistas del Gobierno. 


La Fiscalía no puede ocultar las corruptelas del emérito y su papel como comisionista

El escándalo es tan mayúsculo que la propia Fiscalía tiene que reconocer “cuotas defraudadas a la Hacienda Pública en el IRPF de los ejercicios 2008 a 2012 que superan con creces el importe de 120.000 euros que el artículo 305 del Código Penal establece como umbral de delito”. Sin embargo, considera que los delitos han prescrito, y sobre todo, que su inviolabilidad constitucional como rey impide poder juzgarle por hechos anteriores a su abdicación.

Pero queda probado que el emérito amasó una inmensa fortuna durante décadas utilizando su posición como jefe del Estado al margen de sus asignaciones oficiales, fruto de su papel como intermediario, comisionista y lobista al servicio del Ibex35, amparado por los sucesivos Gobiernos de Suarez, Felipe González, Aznar, Zapatero o Rajoy, y contando con el silencio cómplice de los grandes medios de comunicación del Estado español.

Una fortuna que, según medios de comunicación extranjeros, como el New York Times, podría alcanzar los 2.000 millones de dólares, y que, como han desvelado ya numerosas investigaciones, procede en una gran parte incluso del tráfico de armas.[1]

La Fiscalía identifica al menos 77 millones de euros en “comisiones” recibidas de manos del rey Abdallah de Arabia Saudí, por las obras del AVE a la Meca adjudicadas a empresas españolas, o del sultán de Bahréin. Sin embargo, ni corta ni perezosa, señala que “no ha podido establecer… vinculación alguna entre el referido ingreso de 64.884.405 euros y la adjudicación del proyecto de construcción de la línea de ferrocarril de alta velocidad en Arabia Saudí”, y que por tanto sería un “regalo según la tradición saudí de cara a otras monarquías". ¡Qué escandalo!

Por otro lado, y ya tras su abdicación, queda acreditado que el rey ocultó al fisco 9 millones de euros en donaciones y pago de viajes a través de tarjetas opacas, pero descarta investigarle al haber realizado regularizaciones ante Hacienda ¡por más de 5 millones de euros! Y todo a pesar de que dichos pagos se hicieron después del inicio de las investigaciones, lo que, según la ley, impediría su regularización y que quedara eximido del delito penal.

Por último, respecto al fondo de inversión  detectado por las autoridades antiblanqueo en el paraíso fiscal de Jersey, fundado a mediados de los 90 por otros dos fondos de inversión del que era beneficiario Juan Carlos I, la Fiscalía señala que “probablemente nunca se conocerá con total certeza el origen de los fondos con los que fueron creados". Es decir, ¡pudo haber blanqueo pero nunca se sabrá!

Juan Carlos I, la Corona y el Régimen del 78. ¡No es solo una manzana podrida!

Todos estos escándalos son solo la punta del iceberg de unas prácticas propias de la mafia siciliana, y que ponen en evidencia cuál ha sido el verdadero papel de la Corona en estos 40 años de “paz, prosperidad y democracia”. El emérito, el gran valedor de la  Transición española, se erigió en el comisionista mayor del reino de las empresas españolas intermediando con regímenes autoritarios sangrientos como los de Arabia Saudí, Kuwait o, según palabras del propio exrey, el de su “hermano mayor el rey Hasan II” de Marruecos, ya fuera para comerciar con petróleo, con armas o con infraestructuras.

Así lo reconoció el propio Manglano, jefe de los servicios secretos españoles desde 1981: “El rey saudí le dio 36 millones de dólares (cerca de 250 millones en la actualidad) para la Transición”, y otros 100 millones en “préstamos a interés cero”[2], o Roberto Centeno González, exconsejero delegado de CAMPSA, que señala que el borbón “tenía el monopolio de nuestros suministros extra” de petróleo durante la crisis de los años 70.[3]

Tal y como han desvelado ampliamente las investigaciones[4], Juan Carlos I construyó todo un entramado financiero, ayudado por su amigo Manuel Prado y Colón de Carvajal, con sociedades interpuestas, fundaciones y fondos de inversión en paraísos fiscales como Panamá, Jersey o Liechtenstein, de las que además eran beneficiarios el actual rey Felipe VI, sus hijas y otros familiares y amigos.

La impunidad de la Monarquía, avalada y amparada por un aparato del Estado y una judicatura plagada de reaccionarios y franquistas que se han codeado durante años con el emérito, es la impunidad de todo el entramado del Régimen del 78 surgido de la Transición, que mantuvo todos los resortes de poder del franquismo, entre ellos el de los poderes económicos que se lucraron durante 40 años de dictadura.

Las actuaciones del rey como comisionista son directamente herederas de las propias actuaciones de Franco y sus ministros como valedores de los negocios de los grandes bancos y empresas españolas. Muchos de los nombres que pueblan hoy los Consejos de Administración del Ibex35 se hicieron de oro con la intermediación del emérito, igual que antes lo hicieron con Franco.[5]

Librería"
El emérito se erigió en el comisionista mayor del reino de las empresas españolas intermediando con regímenes autoritarios sangrientos como los de Arabia Saudí o Kuwait. 


El problema no es el emérito y sus corruptelas, sino que este ha sido el modo de actuación del capitalismo español y los sucesivos Gobiernos democráticos durante 40 años. Dan carpetazo sin disimulo y sin tapujos, pero frente a lo que dice Yolanda Díaz, ¡sí que es muy comprensible!, ya que se trata de proteger los privilegios y prebendas de las instituciones del Régimen del 78.

Mientras el corrupto Borbón se apresta a volver al Estado español, otros cumplen condenas de cárcel o viven exiliados por rapear contra la corrupción del emérito, se persigue y condena a antifascistas por protestar frente a marchas neonazis, se siguen manteniendo cientos de causas abiertas y condenas contra activistas independentistas catalanes por ejercer su derecho a decidir, se sigue procesando a activistas de la PAH por tratar de impedir desahucios, o se persigue a las y los trabajadores de metal de Cádiz por luchar por un salario y condiciones laborales dignas. Esta es la realidad del régimen del 78, ¡mano dura contra los que luchamos y completa impunidad contra los corruptos de sangre azul!

Unidas Podemos vuelve a mirar para otro lado, plegándose obedientemente ante la corrupción del Régimen del 78. Sus ministras y dirigentes harán declaraciones tratando de desmarcarse del PSOE, y Pablo Iglesias pondrá encima de la mesas sus reivindicaciones republicanas, pero al final del día, en los hechos, seguirán en el Gobierno actuando como mujeres y hombres de Estado en defensa de las mismas instituciones que han contribuido durante décadas a garantizar las mordidas del emérito. Frente a esta actitud sumisa y derrotista, los comunistas revolucionarios no nos resignamos, y seguiremos organizándonos y luchando en las calles contra este sistema podrido y por la República Socialista.

 

Notas:

[1] El rey Juan Carlos I fraguó su fortuna con la venta de armas a países árabes junto a Colón de Carvajal y Khashoggi

[2] Juan Carlos I: «El rey saudí me dio 36 millones de dólares para la Transición»                                                                             

[3] El juancarlismo deja España al borde del abismo

[4] “Se compraba el petróleo a Arabia Saudí y a los Emiratos con la intervención de Manolo Prado… El rey se pudo llevar un dinero en comisiones, lo cual está mal, pero lo cierto y verdad es que sacó a España de una crisis de abastecimiento que pudo ser terrorífica”. Declaraciones de Centeno recogidas en el libro El Jefe de los Espías. El archivo secreto de Emilio A. Manglano, consejero del Rey y Director del CESID del 23F a la caída del felipismo.

[5] Ricos y poderosos por la gracia de Franco y la bendición de la democracia


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas