¡Por una huelga general de la Comunidad de Madrid!

Mientras la Comunidad de Madrid alcanza la cifra más alta de contagios por Covid19 de toda la pandemia, 11.221 (9.518 de ellos en las últimas 24 horas), la Presidenta Isabel Díaz Ayuso intenta criminalizar a los trabajadores sanitarios para esconder sus políticas privatizadoras que han llevado a un colapso total de la asistencia primaria. ¡La vida de la gente les importa un bledo, y no tienen el menor reparo en lanzar infamias y calumnias contra los que todos los días están al pie del cañón!

La desfachatez y el cinismo de esta reaccionaria no tiene límites. Desde los micrófonos del programa que dirige el neofascista Jimenez Losantos, no se ha cortado en amenazar a los sanitarios y sanitarias, señalando que investigará por qué hay “colas” en los centros de salud, no cogen o cuelga el teléfono, y por qué “no hay médicos” mientras “utilizan espacios de todos para colgar sus pancartas”.

No hay palabras para describir esta provocación. Cualquier ciudadano de Madrid puede comprobar la situación límite de los ambulatorios y hospitales de la región, y el agotamiento de un personal que lo ha dado todo sufriendo además la masificacación, la precariedad y los bajos salarios.

La derecha arrasa con la sanidad pública mientras llena los bolsillos de la privada

La sanidad pública está completamente devastada tras décadas de Gobiernos del PP. Madrid es la Comunidad que dedica menos porcentaje de su PIB a financiarla, un 3,7%, cuando la media nacional está entre el 5 y el 6%. El gasto por habitante es el segundo más bajo de todo el Estado, y los recientes presupuestos aprobados con el apoyo de Vox han recortado el gasto sanitario respecto a los de 2019 en 178 millones de euros. En la Atención Primaria el tajo ha sido superior a los de 200 millones de euros respecto al gasto real de 2020. Las listas de espera han superado el medio millón de pacientes, cuando en 2016 eran de 229.280 y, además, los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP), cerrados en marzo de 2020 con el estallido de la pandemia, siguen sin abrirse (en 2019 atendieron a 753.678 pacientes) .

La situación para el personal sanitario es desesperada: completamente desbordados y agotados ante la falta de refuerzos, medios y recursos, hacen jornadas maratonianas y atienden entre 70 y 80 pacientes al día. La mitad del personal sanitario de la CAM es temporal, con casos de hasta 40 contratos laborales en 10 años. Y los 11.000 sanitarios de refuerzo de que alardeba Díaz Ayuso es pura propaganda vacía: el grueso es personal temporal permanente al que han cambiado el nombre del contrato de trabajo para que pase por personal de refuerzo Covid19.

img
La situación para el personal sanitario es desesperada: completamente desbordados y agotados ante la falta de refuerzos, medios y recursos, hacen jornadas maratonianas y atienden entre 70 y 80 pacientes al día.

Actualmente se estima que serían necesarios como mínimo 1.096 médicos más en Primaria, sin contar con que en 10 años se jubilarán 1.205 médicos de familia; en este contexto, el Gobierno de Ayuso prevé contratar 264 nuevos facultativos en dos años. ¡No tienen el menor escrúpulo!

Esta política tiene un fin muy evidente: hacer de la salud del pueblo un negocio fabuloso para el sector privado y llenar los bolsillos de los empresarios amigos del PP y de los familiares de Ayuso. Su hermano, por ejemplo, recibió más de 70.000 euros entre septiembre de 2019 y marzo de 2020 por 10 contratos adjudicados por la Consejería de Sanidad de la CAM sin concurso, es decir, a dedo. El gasto público dedicado a conciertos con la sanidad privada ha crecido desde 2002 en un 300%, pasando de representar un 5,3% del Presupuestos de la CAM a un 10,5% en 2019.

¿Dónde están los dirigentes sindicales, la izquierda parlamentaria y el Gobierno central?

Con este contexto, las declaraciones insultantes de Ayuso han generado una oleada de rabia e indignación, tanto entre los sanitarios como entre el conjunto de la ciudadanía. Sin embargo, la dirección de los sindicatos más representativos de la mesa sectorial de sanidad (CCOO, UGT, SATSE, AMYTS Y CSIT) ha respondido con una tibieza sorprendente, limitándose a exigir en un comunicado a Díaz Ayuso que pida perdón y ¡amenazándola con interponer una querella por injurias y calumnias!

También han pedido al Consejero de Sanidad, que sigue a pies juntillas las órdenes de su Presidenta, que “sería de agradecer” que saliera “a defender a sus profesionales”. ¡Ni convocar paros y huelgas, ni organizar un plan serio de movilizaciones, y por supuesto, no pedir bajo ningún concepto la dimisión de esta reaccionaria!

Y lo mismo podemos decir respecto a la izquierda parlamentaria en Madrid, tanto PSOE, como Mas Madrid o UP, y respecto al Gobierno central. En vez de plantar cara a esta reaccionaria mediante la movilización en las calles, organizando la lucha en los barrios, impulsando la convocatoria de una huelga general a CCOO y UGT en Madrid en defensa de la sanidad y los servicios públicos, todo se queda en rifirrafes parlamentarios impotentes en la Asamblea de Madrid, en declaraciones vacías, y en señalar, como ha hecho la Ministra de Sanidad del Gobierno “progresista”, que no son admisibles declaraciones de este tipo. ¡Una  muestra de su completa impotencia frente a la chulería de Ayuso!

Pero la realidad es que este comportamiento tiene una clara explicación. Desde el Gobierno PSOE-UP son incapaces de contraponer políticas alternativas frente al modelo de Ayuso. Permiten y consienten esta degradación y en la sexta ola son incapaces de ofrecer soluciones salvo obligar al uso de la mascarilla en público. Pero la estela de recortes, precariedad y falta de medios sigue su curso sin que el Gobierno más progresista de la historia lo impida.

El discurso de la coalición PSOE-UP, lleno de propaganda hueca, de gestos a la galería, es un fraude. En los hechos, nada de reforzar la sanidad pública, nada de contratar más personal sanitario. Mascarillas en el exterior, pero bares y restaurantes a rebosar para garantizar el negocio de los empresarios de la hostelería. ¿Cuál es la diferencia respecto a lo que plantea Ayuso?

img
El discurso de la coalición PSOE-UP, lleno de propaganda hueca, de gestos a la galería, es un fraude. En los hechos, nada de reforzar la sanidad pública, nada de contratar más personal sanitario.

Y al mismo tiempo, la vivienda sigue siendo inaccesible, las colas del hambre continúan, la precariedad laboral no deja de extenderse, y la subida de los precios de la luz, el gas o los alimentos no deja de ahogar a las familias. Con otras formas y otras palabras, con algunos matices secundarios, el Gobierno central actúa en la misma línea que Ayuso, aceptando la lógica impuesta por los grandes empresarios y trabajando a toda costa por garantizar la paz social en las calles. Da lo mismo la salud, lo importante es que unos pocos puedan seguir haciendo negocios a costa de una miseria que no deja de extenderse. ¡Y por eso no piden siquiera su dimisión!

A pesar del papel nefasto de los dirigentes sindicales, de la izquierda parlamentaria madrileña, y del Gobierno “progresista”, los sanitarios y las vecinas y vecinos de Madrid han demostrado una y otra vez su voluntad y disposición a luchar. Así lo vimos frente a los confinamientos clasistas o frente a las provocaciones de Vox en el barrio obrero de Vallecas.

Los obstáculos constantes que estos dirigentes ponen en el camino dificultan una respuesta contundente contra la Trump madrileña. Ellos son los responsables, con su falta de acción y sus concesiones, los que generan una correlación de fuerzas favorable a la reacción. Solo una política de izquierdas consecuente que ataje estas lacras cortará el paso a la demagogia de esta extrema derecha trumpista.

Como en la huelga del metal en Cádiz, más temprano que tarde, esa enorme rabia qte se está acumulando se transformará en voluntad de lucha en las calles. ¡Esa es la tarea para la que nos preparamos! 

Sobran las excusas ¡Por una huelga general en Madrid para defender la sanidad pública! ¡Hay que derrotar a Ayuso y sus políticas criminales con la lucha!


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas