2020 fue, según el Observatorio del Suicidio en España, el año con más suicidios desde 1906, primero del que constan registros. Se suicidaron 3.941 personas,casi 11 por día. Por primera vez, las mujeres fallecidas por suicidio superaron las 1000. Los datos más alarmantes afectan a jóvenes, adolescentes y preadolescentes.

El número de personas entre 15 y 29 años que se quitó la vida se duplicó desde 2019.“Nunca se habían registrado 14 suicidios de niños menores de 15 años”, declaraba el presidente de la Fundación para la Prevención del Suicidio.

La precariedad, falta de empleo y perspectivas de futuro matan

La OMS (Organización Mundioal de la Salud) prevé que en 2030 los problemas de salud mental sean la principal causa de discapacidad en el mundo, superando los problemas cardiovasculares, oncológicos y de otro tipo. Un 9% de la población mundial padece algún tipo de problema mental y el 25% lo tendrá durante su vida.

De enero a septiembre de 2021 los jóvenes atendidos por intentos de suicidio y problemas mentales graves aumentaron un 60% en el Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona y se multiplicaron por 4 en el 12 de Octubre de Madrid. El incremento de suicidios, intentos de suicidio y problemas mentales entre jóvenes era ya un problema grave antes de la pandemia. Según el II Barómetro Juvenil de Salud y Bienestar de la FAD, los jóvenes que declaraban haber sufrido algun problema de salud mental pasaron del 28,4% en 2017 a un impactante 48,9% (7,3 millones) en 2019.

Las principales causas mencionadas eran la situación laboral, bajos ingresos e incertidumbre ante el futuro. Según Nel González Zapico, presidente de Salud Mental España,"la gente con pocos recursos tiene tres veces más probabilidad de tener problemas de salud mental".

Un estudio realizado en 2016 entre 1.367 jóvenes de 18 a 28 años por el Centro de Investigación en Salud Laboral (CISAL) de la Universidad Pompeu Fabra vincula “el desempleo, el empleo temporal y la inseguridad laboral con una mayor incidencia de trastornos mentales”. Con el Estado español liderando las tasas de paro juvenil y precariedad laboral, el estudio concluye que estamos ante una “situación de extrema gravedad” que “podría estar moldeando la futura salud mental en las poblaciones trabajadoras jóvenes”.

Defender la sanidad pública es urgente

La inmensa mayoría de problemas de salud mental podrian no acabar en enfermedades graves, no digamos ya en suicidios, de ser atendidos inmediatamente. Pero aunque “el 40% de consultas de Atención Primaria son por problemas psicológicos, solo el 10% llega a salud mental“, denuncia Pablo Rodríguez López, psicólogo clínico del Hospital Fundación Alcorcón. “No es un problema de falta de profesionales cualificados, es un problema de falta de profesionales contratados por la sanidad pública”, explica José Ramón Pagés Lluyot (Coordinador de la Fundación Anaed).

Frente a la media europea de 18 psicólogos por 100.000 habitantes, el Estado español tiene 6 psicólogos clínicos y 11 psiquiatras. Menos del 30% de los profesionales está contratado en el sistema público. Sin el apoyo psicológico necesario y sin poder costearse un terapeuta privado, la inmensa mayoría de afectados se ven abocados a la medicación. El 40% de jóvenes que declara haber sufrido problemas de salud mental no ha recibido atención especializada. Un 60% se automedica. Desde el inicio de la pandemia la prescripción de psicofármacos, sobre todo ansiolíticos, antidepresivos e inductores del sueño, se ha triplicado. La Fundación de Patología Dual denuncia que el Estado español es de “los países más medicalizados de Europa y del mundo” como consecuencia de “la falta de inversión” en salud mental.

Frente al 11,3% de Alemania o 10% de Suecia, que dedican a este campo estos países, el Estado español destina un 4%, ocupando el decimotercer lugar europeo tras Hungría y Polonia. El resultado es que en Madrid, Catalunya, Baleares o Castilla y León el tiempo medio para acceder a un centro de salud mental es de dos a tres meses, prolongándose hasta siete u ocho en muchos casos.

Ante esta cruda realidad, Pedro Sánchez presentaba el 9 de octubre de 2021, junto a la ministra de Sanidad Carolina Darias, el nuevo Plan de Acción 2021-2021 Salud Mental y Covid-19. Este plan prevé una inversión de 100 millones de euros, considerada “ridícula” o “una miseria” por distintas sociedades de psiquiatría y colectivos médicos. Por ejemplo Carlos Losada, de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (Anpir) señala: “Nosotros pedimos 6.000 plazas de psicólogos clínicos en el Sistema Nacional de Salud y con este presupuesto daría para contratar a 2.000 un año”.

Sánchez explicaba que “las condiciones de vida, la precariedad laboral y la incertidumbre hacia el futuro aumentan el riesgo de padecer ansiedad, angustia, depresión o trastornos más graves” pero su Ejecutivo acaba de aprobar una reforma laboral que profundiza la precarización laboral y sigue recortando gastos en sanidad, educación y otras necesidades sociales. Por su parte, Unidas Podemos apoya sin fisuras el plan de Sánchez.

Abordar seriamente el problema de la salud mental exige un plan de choque que garantice una sanidad pública de calidad, con especialistas y personal de enfermería suficientes, y aplicar políticas verdaderamente de izquierdas: ofreciendo condiciones de vida, trabajo y ocio dignas a la clase obrera y la juventud. El único camino para lograrlo es la movilización en las calles.

El aumento dramático de enfermedades mentales y suicidios representa una denuncia escandalosa de este sistema injusto que solo puede ofrecernos paro, precariedad y condiciones de vida penosas. Acabar con el capitalismo es la única solución para desarrollarnos íntegramente como personas en una sociedad donde construyamos nuestro presente y futuro.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas