Subida salarial acorde al IPC ¡No al hundimiento de nuestros salarios! Por un Convenio Digno ¡No a la precariedad!

Pincha aquí para descargarte el panfleto

El 24 y 25 de octubre los trabajadores del metal de la provincia de Tarragona estamos convocados a la  huelga. Al tiempo que los empresarios obtienen beneficios récord, se niegan a subir nuestros salarios de acuerdo al IPC, planteándonos ridículas subidas del 2, 3 o 4%, con la inflación ya en el 10%. Es decir, entre 6 y 8 puntos de pérdida salarial. ¡Es un insulto!

La patronal solo cederá si golpeamos con contundencia, paralizamos el metal en la provincia y llenamos las calles. Esta huelga debe ser el primer paso, pero necesitaremos endurecer las movilizaciones y preparar un plan muy contundente. Un plan que debe debatirse y aprobase democráticamente en una asamblea general de delegados y afiliados del sector, junto a las reivindicaciones que exigimos las y los trabajadores. También debemos exigir que cualquier propuesta de acuerdo sea ratificado en asamblea por el conjunto de los trabajadores.

Pero esta situación que padecemos no es exclusiva del metal de Tarragona. El metal en todo el Estado, y otros sectores, enfrentan la misma situación. El propio metal de Barcelona irá a la huelga el 27 y 28 de octubre. ¿Por qué CCOO y UGT no hacer confluir ambas huelgas? ¿Por qué no convocar uno o dos días de huelga general del metal en Catalunya? Sin duda, eso nos daría mucha más fuerza para torcer el brazo de la patronal.

Ante la brutal crisis económica que ya padecemos, la clase obrera está demostrado su fuerza y disposición a luchar: huelgas indefinidas del metal de Cádiz o Cantabria, la lucha de los profesores en Catalunya, la impresionante huelga de los trabajadores de Mercedes Benz (Gasteiz) o la huelga indefinida durante 35 días de las trabajadoras del SAD en Asturias. Sin embargo en todas ellas, los dirigentes de CCOO y UGT, que convocaban las huelgas, terminaron saboteando la lucha y sometiendo a las y los trabajadores a un chantaje brutal de cara a firmar Convenios y subidas salariales ridículas. 

La lección de estas luchas ha sido la capacidad de los trabajadores para mantenerse unidos, ya fueran de CCOO y UGT o de otros sindicatos, y para organizarse más allá de estos dirigentes, enfrentando los intentos de abandonar la lucha y de aceptar resignados las migajas de la patronal. Esto es lo que también tenemos que hacer las y los trabajadores del metal de Tarragona en esta huelga. Organizarnos, imponer asambleas masivas del sector, exigir transparencia en la negociación y que se defiendan con contundencia todas nuestras reivindicaciones.

También tenemos que exigir a los dirigentes sindicales de CCOO y UGT la organización de una Caja de Resistencia, que nos permita resistir la convocatoria de nuevas jornadas de huelga, e incluso, si es necesario, una huelga indefinida. Que pongan los importantes recursos económicos que poseen al servicio de la lucha. ¡Hay que prepararse para una batalla larga y dura!

Necesitamos levantar una alternativa sindical democrática y combativa, desde abajo, con asambleas de trabajadores y delegados de todos los sindicatos, y que no acepte la lógica de la patronal, una lógica que nos condena a la pobreza y a la precariedad. Este es el único camino para ganar derechos, defender nuestros salarios y exigir lo que nos corresponde:

  • Subida salarial con el IPC real acumulado, en torno ya al 10%, eliminando la compensación y absorción. ¡Ninguna pérdida de poder adquisitivo! ¡Incrementos salariales reales!
  • Reducción jornada anual. Semana de 35 horas con mantenimiento de los salarios. Reducción del periodo de prueba a la mitad.
  • 100% de salarios en caso de enfermedad o incapacidad, ya sea común o laboral.
  • Jubilación a los 62 años con el 100% de la pensión.

¡Todos y todas a la huelga, piquetes y movilizaciones del 24 y 25 de octubre!

 


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas