Librería
Puedes adquirir esta publicación en la LIBRERÍA ONLINE de la Fundación Federico Engels pinchando aquí. 240 páginas. 10 euros.

Nueva publicación de la Fundación Federico Engels

Obreros en armas. República, revolución, antifascismo es el último libro de Juan Ignacio Ramos publicado por la Fundación Federico Engels. Autor de numerosos artículos sobre política, historia del movimiento obrero y teoría marxista a lo largo de más de treinta años, Juan Ignacio es secretario general de Izquierda Revolucionaria. En esta entrevista le preguntamos sobre los motivos de este nuevo trabajo.

El Militante.- Otro material sobre la revolución y la guerra civil española, ¿por qué ahora?

Juan Ignacio Ramos.- La política del día a día sigue estando condicionada, y de qué manera, por la larga sombra que proyectan aquellos acontecimientos. El hecho de que los dos principales partidos de la derecha, PP y Vox, justifiquen los crímenes de la dictadura, y que el aparato del Estado, su judicatura, sus mandos militares y policiales, sin olvidar a la armada mediática, estén nutridos de los mismos clanes familiares que coparon las altas esferas franquistas, indica que vivimos una democracia tutelada por unos poderes fácticos preparados para todo.

Y digo para todo con plena conciencia. La crisis económica y social de los años treinta, la proclamación de la Segunda República, la decadencia de la democracia parlamentaria y la extrema polarización política, así como el auge del fascismo y de la lucha revolucionaria de los trabajadores… presentan un terreno de estudio excepcional para entender la situación política actual del Estado español y de todo el mundo.

EM.- Estamos viviendo un importante auge de la extrema derecha. Trump, Bolsonaro, Abascal, Marine Le Pen y muchos otros nombres representan una amenaza de envergadura, pero la izquierda reformista solo contempla la defensa de la “democracia” burguesa para frenarlo. ¿Qué opinión te merece esta estrategia?

JIR.- La ofensiva de la reacción, su envalentonamiento y su determinación para devolvernos a tiempos atroces son síntomas muy relevantes de la profundidad y gravedad de la crisis del capitalismo. El avance de estas fuerzas provoca un ambiente de pesimismo entre sectores de activistas, y esta percepción se fortalece por las decepcionantes políticas del reformismo clásico, la socialdemocracia, y de formaciones que expresaron el auge de la lucha en años pasados, como Syriza o Podemos, pero que se han derrumbado ideológicamente y se contentan con un posibilismo estrecho que no da ninguna solución a los problemas de la clase obrera y la juventud.

Comprender las causas del auge de la extrema derecha, de formaciones que representan una forma actualizada de fascismo, es muy importante, pero lo es más entender que solo la revolución social puede derrotarlo. También ahora las condiciones para el éxito de la revolución, a pesar de la propaganda oficial, están madurando con fuerza en todo el mundo.

img
“Comprender las causas del auge del fascismo es importante, pero lo es más entender que solo la revolución social puede derrotarlo”

EM.- ¿Qué aporta este nuevo libro y a quiénes va dirigido?

JIR.- La historia social y política de la Segunda República sigue animando una gran cantidad de investigaciones y publicaciones, destacando el esfuerzo que una nueva generación de historiadores está realizando para sacar a la luz los episodios aún ocultos de la represión fascista. Pero, en general, las grandes casas editoriales producen un tipo de material que se puede dividir grosso modo en dos categorías.

La primera orbita en torno a la reivindicación acrítica del período republicano, idealizando su legislación laboral o educativa, y su respeto por el parlamentarismo burgués. Esta versión sirve de guía para una izquierda gubernamental que se ha resistido con uñas y dientes a reparar con justicia a las víctimas de la dictadura. Sus pactos con los herederos del franquismo durante la Transición alumbraron el régimen del 78, legitimaron la monarquía borbónica y garantizaron completa impunidad a los asesinos, torturadores y represores.

La otra categoría, representada por personajes como Pío Moa o César Vidal, no es más que revisionismo histórico para blanquear a los golpistas del 18 de julio y justificar tanto el exterminio de decenas de miles de activistas de izquierda, como la supresión de las libertades democráticas durante cuarenta años.

Pero existe otro enfoque diferente, minoritario, aunque mucho más fiel a la verdad, que sitúa en el centro de aquel drama histórico a los trabajadores y campesinos sin tierra. Obreros en armas pertenece a esta última categoría y trata de la acción directa de los oprimidos, capaz de contener el avance fascista con las armas en la mano y demostrar, en los hechos, que construir una sociedad igualitaria, sin capitalistas, terratenientes ni curas, es posible.

Este libro parte de trabajos anteriores que escribí, especialmente de Los años decisivos. Teoría y práctica del Partido Comunista de España, y está dirigido prioritariamente, aunque no solo, a los jóvenes activistas de la izquierda, que llenan las movilizaciones antifascistas, contra la violencia machista, en defensa de la educación pública y el medio ambiente, por el derecho a decidir en Catalunya y Euskal Herria, y que el marxismo tiene la obligación de sumar a sus filas. Sin su participación, el partido revolucionario no se podrá construir con éxito.

En las páginas de Obreros en armas encontrarán la dura lucha de clases que desembocó en la guerra civil, conocerán el papel de las llamadas potencias “democráticas”, cuya infame política de “no intervención” bloqueó la ayuda a la República, de los nazis alemanes y fascistas italianos, que proporcionaron al ejército de Franco un respaldo militar, técnico y económico imprescindible, sin olvidar a Stalin y al estalinismo, y su calculada política de evitar a toda costa el triunfo de una revolución proletaria en suelo español.