¡Fuera la contrarreforma de la jubilación! ¡Abajo Macron! ¡Basta de represión!

Desde hace dos meses Francia está viviendo una feroz batalla de la clase obrera y la juventud contra el intento de Macron de aumentar la edad de jubilación, que se ha transformado en un auténtico levantamiento social.

El objetivo está claro: acabar de una vez por todas con las políticas capitalistas de austeridad, recortes, miseria y opresión. Como los manifestantes de París y de decenas de ciudades gritan en estas jornadas históricas, es una revolución que desafía el poder de esa minoría de plutócratas financieros, multimillonarios y banqueros que se están forrando con la guerra imperialista, la inflación y una crisis económica que pagamos los de siempre.

Desde el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria en el Estado español queremos enviar toda nuestra solidaridad internacionalista a los trabajadores franceses, al movimiento estudiantil y a la juventud combativa que se han unido a la lucha con energía, llenando las calles una y otra vez, ocupando liceos y universidades, y resistiendo la brutal represión policial desatada por el Gobierno de Macron. Una represión dirigida especialmente contra los jóvenes, con centenares de detenidos, con agresiones sexuales por parte de los CRS (antidisturbios), y que intenta suprimir por la violencia los derechos democráticos más básicos, como el de huelga y el de manifestación. ¡Esta es la democracia de la UE! ¡Esta es la democracia de la Europa capitalista!

En la última semana hemos visto como el movimiento está dando un salto hacia adelante. La explosión de rabia de millones ante la aprobación de la reforma sin contar siquiera con el Parlamento, ha creado una crisis política del régimen macronista. Con sus maniobras, Macron y toda la derecha y la ultraderecha francesa nos han dejado muy claro que su modelo de democracia capitalista es un puro formalismo, y que si para defender los intereses del gran capital y de la patronal hay que suprimirla, se hace sin problema.

La determinación que está demostrando la clase obrera y la juventud francesa es impresionante. ¡Hay fuerza para tumbar esta reforma de las pensiones! ¡Hay fuerza para tumbar a Macron y su Gobierno!

Y para lograrlo hay que endurecer la movilización y las huelgas, impulsando la huelga general indefinida. El movimiento obrero y estudiantil debe ocupar el máximo número fábricas, centros de trabajo, liceos y universidades; establecer asambleas permanentes y comités de acción para organizar la huelga indefinida en cada pueblo y ciudad, y paralizar completamente la economía hasta derrocar a Macron.

Este levantamiento pone en el centro del debate la cuestión del poder, quien manda y quien dirige la sociedad. Por ello es necesario levantar un programa anticapitalista, internacionalista y socialista, que plantee sin complejos la  expropiación de los banqueros y de los grandes monopolios, para utilizar los inmensos recursos que acumulan ilegítimamente en sus manos en atender a las enormes necesidades sociales que padecemos las familias obreras. ¡Solo así se podrán resolver las graves lacras que padecen nuestras sociedades!

Desde el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria nos ponemos a disposición del movimiento, de los sindicatos obreros y estudiantiles, de la Francia Insumisa y de todas las organizaciones que están impulsando con energía esta batalla para romper el brutal bloqueo informativo que busca aislar esta ejemplar insurrección obrera y para construir una fuerte solidaridad internacionalista en el Estado español y en toda Europa. ¡Vuestra lucha es nuestra lucha!

¡Abajo Macron! ¡Abajo el capitalismo! ¡Por el socialismo!

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas