¿Masacrar al pueblo palestino? ¡No hay problema, pero respetando el derecho internacional, nos dicen!

La masacre genocida puesta en marcha en Gaza por el Gobierno sionista, racista y fascista de Netanyahu ha sido justificada abiertamente por la socialdemocracia europea en nombre del derecho de Israel a defenderse. Así lo ha planteado públicamente el presidente del Gobierno español,

Pedro Sánchez, cuidándose mucho de cualquier crítica ante la actuación salvaje del Estado sionista que ya ha incumplido, como viene haciendo desde hace décadas, cualquier tipo de legislación internacional, y que está cometiendo abiertamente crímenes de guerra con bombardeos indiscriminados, que incluyen hospitales y escuelas, y con un asedio que ha cortado el suministro de agua, alimentos, medicinas o electricidad a la población de la Franja de Gaza de cara a matarles de hambre, sed y enfermedades, y forzar la salida de sus tierras como en 1948.

Que en este contexto Pedro Sánchez y el PSOE nos hablen del derecho de Israel a defenderse es una broma de mal gusto. El Estado dirigido por fuerzas abiertamente fascistas, que animan a la limpieza étnica de los palestinos, ha incumplido desde hace más de 70 años todas las resoluciones de la ONU respecto al conflicto, y no ha pasado nada. Es más, el imperialismo occidental y sus lacayos han seguido protegiendo, armando y financiando este Estado a pesar de sus crímenes.

El Gobierno de Netanyahu ha matado ya a casi 2.000 niñas y niños gazatíes en lo que llevamos de asedio a la Franja. ¿Lo ha condenado Pedro Sánchez? ¿Ha llamado a romper relaciones con estos asesinos? Todo lo contrario. Por enésima vez les pide que cumplan con esa mascarada que es el “derecho internacional”, es decir, el derecho de las potencias imperialistas y de la burguesía a invadir, bombardear, matar, reprimir y encarcelar al pueblo que sea, para defender sus intereses económicos y geopolíticos.

Pedro Sánchez tiene ojos para ver y comprobar, como el resto del mundo, que los colonos israelíes y las fuerzas militares, llenas de fanáticos sionistas que consideran a los palestinos seres inferiores, tienen carta blanca para hacer las salvajadas que quieran. ¿De qué derecho internacional nos habla Pedro Sánchez? ¿Del que permite un genocidio en vivo y en directo?

Librería"
El Gobierno de Netanyahu ha matado ya a casi 2.000 niñas y niños gazatíes en lo que llevamos de asedio a la Franja. ¿Lo ha condenado Pedro Sánchez? ¿De qué derecho internacional nos habla Pedro Sánchez? ¿Del que permite un genocidio en vivo y en directo? 

Esta posición de Pedro Sánchez, que considera a un opresor colonialista como la víctima, tiene también una explicación en fuertes razones materiales. Y es que el segundo destino de las inversiones del Estado español en Oriente Próximo, tras la dictadura teocrática saudí, es Israel, país con el que mantenemos relaciones comerciales por más de 3.000 millones de euros y exportaciones récord en 2022 por valor de 2.170 millones de euros, de las que se benefician multinacionales como Sacyr, Indra, ACS o Comsa. Unas exportaciones que incluyen millones en armamento, concretamente 9,3 millones en el primer semestre de 2022. Al final, como siempre, para la socialdemocracia, ¡negocios son negocios!

El mismo Pedro Sánchez que se llena la boca de la lucha contra la extrema derecha no tiene problema en posicionarse con el Gobierno de Netanyahu, el más reaccionario desde la creación del Estado de Israel. Una deriva en política exterior marcada por la completa sumisión ante el imperialismo norteamericano y el Ejecutivo ultramilitarista de Biden, apoyándole en su aventura imperialista en Ucrania y que supuso el abandono definitivo de la causa del pueblo saharaui, dando carta blanca a la brutal ocupación marroquí.

La política exterior es una continuación siempre de la política interior, y la vergonzosa posición del Gobierno de Pedro Sánchez ante el terrible genocidio en Gaza lo pone aún más de manifiesto. Sus socios en el Consejo de Ministros, Yolanda Díaz y Sumar, Izquierda Unida y Podemos, y sus socios parlamentarios, EH Bildu o ERC, han mantenido una posición crítica hacia el Estado sionista y de solidaridad formal con el pueblo palestino, pero no basta con esto. Hay que condenar con contundencia la posición de Pedro Sánchez y el PSOE y, sobre todo, hay que levantar un movimiento de solidaridad internacionalista en las calles, como estamos viendo en todo el mundo, que frene la acción genocida de Israel y de sus cómplices, entre los que se encuentra, ¡y hay que decirlo con claridad!, el Gobierno del Estado español.

No basta con un comentario en Twitter o una declaración en una rueda de prensa. No basta con el teatrillo de siempre, si al final te conviertes en cómplice de una socialdemocracia sumisa y obediente de Washington y Tel Aviv. No basta con esta diplomacia podrida, cínica, hipócrita, que solo pretende justificar lo injustificable.

Solo la lucha de clases frenará esta masacre y eso empieza aquí, en el Estado español, actuando con claridad en la denuncia política de los cómplices de este genocidio y movilizando a la clase trabajadora y la juventud por impedirlo.

¡Adelante con la solidaridad internacionalista con el pueblo palestino!

¡Fuera las tropas de ocupación de Netanyahu!

¡Alto al genocidio sionista en Gaza!

 

 

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas