Para garantizar los salarios, el empleo, la educación y la sanidad es necesario acabar con el control de la economía por una minoría de parásitos

¡Confiscación de las grandes fortunas! ¡Nacionalización de la Banca bajo control obrero!

Para garantizar los salarios, el empleo, la educación y la sanidad es necesario acabar con el control de la economía por una minoría de parásitos

 

El plan del gobierno de entregar 50.000 millones de euros a la Banca es una estafa a los trabajadores

 

¡Confiscación de las grandes fortunas! ¡Nacionalización de la Banca bajo control obrero!

 

El gobierno de Zapatero anunció el 7 de octubre un plan por el cual se iban a destinar, a cargo del Estado, 30.000 millones de euros (ampliables a 50.000 millones de euros) a la Banca privada. Esta medida es una transferencia gigantesca de dinero público a manos de privadas y tiene como única finalidad poner a salvo el negocio de los banqueros, es decir, de una minoría privilegiada de la sociedad que es, además, la principal responsable de la crisis.

En una situación donde centenares de miles de personas están viviendo una situación dramática por el crecimiento del desempleo, por la dificultad cada vez mayor de los salarios de hacer frente a las necesidades básicas, por el peso cada vez más insoportable de las hipotecas (que engordan precisamente a la Banca), el gobierno ha decidido tomar una medida, de gran trascendencia económica, pero para ayudar precisamente a los que menos lo necesitan: los banqueros. Aunque se ha presentado como algo distinto, en esencia, tiene la misma naturaleza que el plan de 700.000 millones aprobado por Bush en EEUU. Según el gobierno de Zapatero, su plan es diferente porque se entregarán 50.000 millones de euros, en dinero contante y sonante, a cambio de  unos supuestos "activos sanos" de los bancos (paquetes de créditos concedidos para hipotecas, préstamos a empresas, etc...), y no "activos basura" como en EEUU. Pero todo eso es falso. Se está mintiendo descaradamente a los trabajadores respecto al objetivo de fondo y respecto a los "detalles" de este plan.

Solbes dice que esta medida, que es una auténtica operación de rescate de la Banca, "no costará dinero al Estado". Incluso circulan opiniones interesadas según la cual el Estado ¡saldrá ganando! ¡Increíble! ¡O sea que el Estado va a hacer un negocio con los "activos sanos" de los banqueros, y los banqueros no se han dado cuenta de que lo podían haber hecho ellos mismos! Y además, los banqueros se quedarán con todos los "activos insanos" y tan felices, todo sea sacrificarse para el bien común. ¿Se cree Solbes que somos tontos?

Claro que la operación de rescate a la Banca va a costar dinero al Estado, ese dinero que supuestamente es "de todos" y que sale fundamentalmente del bolsillo de los trabajadores. De entrada 50.000 millones de euros, es una gran cantidad de dinero. Para hacernos una idea más aproximada equivale al 20% del presupuesto general del Estado. Compárese los 50.000 millones para la Banca con los 19.000 millones presupuestados para el seguro de desempleo en 2009, o los 22.000 millones de gastos en infraestructuras. Pues bien, este dinero tendrá que salir de algún lado. El gobierno ha anunciado que recurrirá a la emisión de deuda (Bonos y Letras del Tesoro). Emitir una deuda de 30.000 millones de euros a un tipo de interés del 4,25% (la media de las emisiones de 2008) tiene un coste de alrededor de 1.300 millones de euros. Los tipos de interés podrán variar, pero ¿cómo se puede decir que esta medida no costará nada al Estado? Esto es sencillamente mentira.

Pero el coste puede ser mucho más. ¿Qué pasará si en el futuro el Estado no pueda vender en el mercado los "activos sanos"? Y aquí entramos, precisamente, en el punto más grave de esta operación. En realidad, vendiendo "activos sanos" al Estado la Banca se deshace de un riesgo que pasa a asumir el Estado. El gobierno dirá que aquí el Estado no ha comprado "bonos basura" como en EEUU. Pero este tipo de argumentos son maniobras de despiste. Los "activos sanos" en manos del Estado son hipotecas y préstamos que, debido a la gravedad de la crisis, pueden acabar siendo imposible de cobrar. Se dice que esto activos son calificados como sanos por agencias "independientes". Pero todo esto suena a risa, muchos de los activos eran "seguros" según las agencias de calificación antes de la crisis financiera y ahora son sencillamente papeles sin ningún valor en el mercado. A pesar de que los banqueros y el gobierno están insistiendo machaconamente en los medios de comunicación que la banca española es la más fuerte del mundo y que no corre peligro, el riesgo de quiebras es bastante real. La banca española ha estado profundamente implicada en la gigantesca burbuja inmobiliaria de los últimos años y ahora la burbuja ha estallado y el negocio de la construcción, endeudado hasta la cejas por el famoso "apalancamiento", se está desplomando. La Banca está gravemente amenazada por la morosidad y por la dependencia de la financiación externa, es decir, de préstamos de otros bancos en el extranjero. Por lo tanto, el plan  del gobierno no es una medida técnica para "resolver un problema de liquidez", es una medida de rescate para salvar el negocio de la Banca con dinero público, en una situación en que esta afronta un claro peligro de quiebra.

El plan no resolverá la crisis del capitalismo

Además, el plan de rescate del gobierno del PSOE no sólo es una estafa, no sólo es una transferencia descarada de dinero público a manos privadas, sino que además, no va a servir para resolver la crisis. De hecho, a pesar de la gran cantidad de dinero público que el gobierno va a poner a disposición de los banqueros, a la que hay que sumar otros 21.000 millones de euros que el gobierno regalará a los empresarios por rebajas fiscales en 2009, las ingentes cantidades de dinero que ha inyectado por el Banco Central Europeo, la reciente  rebaja concertada mundial de los tipos de interés, los "inversores" han respondido con caídas brutales de la Bolsa. Todo señala hacia lo mismo: el problema de fondo no es de liquidez (aunque la falta de liquidez puede agudizar la crisis) sino la crisis del sistema capitalista en su conjunto. Se dice que con este dinero la Banca dispondrá de más dinero para prestar a empresarios y particular, y así reactivar la economía. De esta manera, se quiere transmitir a la sociedad que el problema de la crisis es simplemente de "liquidez" y que esta medida beneficiará a "todos", empresarios y trabajadores. Pero lo que está fallando es la economía real, lo que está fallando es el capitalismo como sistema. Los empresarios no están dejando de invertir por "falta de liquidez" sino sencillamente porque no es interesante para sus intereses particulares. Los empresarios no invierten por motivos filantrópicos sino para conseguir beneficios. Vincular los cierres de empresas a un problema de "falta de liquidez" y en base a esto regalar dinero público a la Banca es una estafa descarada a los trabajadores. Lo que está demostrando realidad es que el interés privado de los capitalistas, sean banqueros o empresarios, no sirve como motor para hacer desarrollar la sociedad.

Nacionalizar la banca bajo control obrero

La cuestión es concreta: ¿qué harán los banqueros con el dinero que le va a dar el gobierno? ¿De verdad que lo van a utilizar para "crear empleo" y "dinamizar la economía"? ¿Qué impide que lo utilice para pagar sus propias deudas o para seguir especulando? ¿Qué les obliga a prestar dinero para invertir en el sector productivo y no en Bonos del Estado, lo cual no sería nada descartable? Los banqueros no tienen una función "técnica" en la economía sino se mueven y actúan por intereses privados: prestar dinero para sacar beneficios, de donde sea y como sea. El gobierno dice que va a controlar el dinero que le da a la Banca. ¿Cómo? Es más, si fuera así, sencillamente los banqueros no lo admitirían. ¿Desde cuando los banqueros, o los empresarios, van a aceptar que se les diga donde tienen que poner "su" dinero, aunque sea el dinero que les regala el Estado? Sería un ataque directo a la sacrosanta propiedad privada. Pensar que a partir de ahora los banqueros se van a comportar de otra manera por las "lecciones" de la crisis es una estupidez. La única manera de controlar el destino del dinero de la Banca, ahora nutrida con más dinero público, es con la nacionalización de la Banca bajo control obrero.

En el fondo, el rescate estatal de la Banca, algo que se está produciendo en el mundo entero, está demostrando que la sociedad no necesita banqueros ni empresarios para funcionar. Pero lo más escandaloso de la situación es que la intervención del Estado, tal como se está llevando ahora, con criterios puramente capitalistas, no se está utilizando para apartar las manos de esta minoría de irresponsables hiper ricos de las principales palancas de la economía y que están llevando la sociedad al desastre, sino para garantizar que sigan haciendo negocios.

El dinero que el gobierno está regalando a los banqueros es un gasto totalmente improductivo e innecesario desde el punto de vista de los intereses de la mayoría de la sociedad. Será una pesada carga que finalmente tendremos que pagar los trabajadores por la vía de los recortes de los gastos sociales, más tasas e impuestos sobre los servicios públicos y de un empobrecimiento general de la sociedad, aunque los ricos seguirán siendo cada vez más ricos. Por cierto, a lo largo de los últimos años los banqueros obtuvieron beneficios históricos.  Las cinco grandes bancos tuvieron un beneficio de 17.416 millones en 2006 y 21.000 millones en 2007. Ahí tenemos una excelente fuente de "liquidez" que ha engrosado los bolsillos de unos cuantos millonarios y que podría ser muy útil para hacer crecer la economía, invertir en gasto social, etc...

Con el plan de rescate a la Banca el gobierno de Zapatero, que ha sido apoyado por el PP, se está retratando. Entregar una enorme cantidad de dinero público a los banqueros mientras estos mismos banqueros siguen saqueando el presupuesto de las familias con hipotecas cada vez más insostenibles. ¿Eso se llama una "salida de izquierdas" para la crisis?

Lo que debería hacer un gobierno elegido por los trabajadores ante una crisis como la que estamos viviendo, con efectos dramáticos para millones de personas, es utilizar el dinero público no para darlo a los banqueros sino para garantizar un subsidio de desempleo indefinido para todos los parados, para incrementar drásticamente los gastos en la sanidad y la educación pública. En vez de salvar a los banqueros de la crisis el gobierno debería salvar al conjunto de la sociedad de estos banqueros, que son los auténticos responsables de la crisis y los principales beneficiarios de este injusto e ineficaz sistema capitalista.

Solo con la confiscación de las grandes fortunas amasadas con la especulación y el sudor de los trabajadores y la nacionalización de la banca y de los monopolios bajo control obrero se podría hacer frente a la crisis. Con el desempleo masivo y los salarios miserables el capitalismo demuestra que es incapaz de aprovechar la única e ilimitada fuente de riqueza que tiene la sociedad: el trabajo humano. ¿Por qué tiene que haber desempleo, qué impide la utilizar productiva de  millones de personas, miles de millones de horas, una cantidad infinita de conocimiento, de talento, de creatividad? ¿Qué no se podría hacer, qué no se podría construir, qué no se podría organizar si todos los recursos fundamentales de la economía estuviesen regidos por el criterio del interés general y no por el de una minoría de propietarios de los Bancos y los grandes monopolios? Es en la propiedad privada de los medio de producción donde están los límites de la sociedad, aquí y en el mundo entero.

El socialismo es la alternativa

Detrás de este plan de rescate subyace una idea que rechazamos frontalmente: la de que en esta crisis "estamos todos en el mismo barco", "todos tenemos los mismos intereses". No hay ninguna mentira mayor que esta. Esta crisis, que es la mayor crisis del capitalismo desde los años 30, sólo tiene dos salidas: si el capitalismo se mantiene habrá una destrucción brutal de la riqueza social, un empobrecimiento mayor de la sociedad, un incremento aún más  insultante de la desigualdad, una degradación increíble de las condiciones de vida de la clase obrera: esa es la única y auténtica "salida" de la crisis que preparan los banqueros y los empresarios. La otra alternativa es el socialismo, es decir, la organización de la sociedad mediante un plan que beneficie la inmensa mayoría de la población. No serán posibles salidas parciales e intermedias. La lucha por la transformación socialista de la sociedad tiene un gigantesco punto de apoyo a su favor, la fuerza real de la clase obrera, auténtica y única fuente de toda riqueza. Sólo hay que tomar en nuestras manos lo que ya es nuestro. Organizados con un programa auténticamente socialista, podremos. Únete a la Corriente Marxista El Militante.


Teoria Marxista

enlaceClasicos