Todo nuestro apoyo a la huelga del 23 de diciembre

¡Vuestra lucha es nuestra lucha!

Este viernes 23 de diciembre las trabajadoras de tienda de Inditex vuelven a salir a la huelga. Después del éxito de la manifestación del 6 de noviembre y de las jornadas de huelga los pasados 24 y 25 de noviembre la multinacional pretende hacer oídos sordos a las justas reivindicaciones de las más de mil dependientas que día a día, con su trabajo, levantan la fortuna de los Ortega.

A pesar del chantaje patronal, a pesar de la colaboración que la empresa ha encontrado para intentar desconvocar la huelga en las direcciones de CCOO y UGT, que firmaban un acuerdo con la empresa y a espaldas de la plantilla con una pírrica subida salarial, las trabajadoras siguen en pie de guerra. La convocatoria de huelga por parte de la CIG para este viernes vuelve a poner encima de la mesa el poder de las trabajadoras, sin ellas las tiendas no funcionan.

Beneficios récord para los Ortega mientras las dependientas no llegan a fin de mes

Hace escasos días conocíamos que el grupo Inditex cerraba el tercer trimestre como ¡el mejor de su historia!, con un beneficio de 1.301 millones de euros entre agosto y octubre, lo que sitúa el beneficio entre enero y octubre en los 3.095 millones: ni más ni menos que una subida del 24% respecto al mismo periodo del año pasado. Es una absoluta vergüenza, un insulto no solo para las trabajadoras de tienda de Inditex, sino para el conjunto de la clase trabajadora, que fortunas de estas dimensiones convivan con la precariedad cada vez mayor de las trabajadoras que hacen posibles estos obscenos beneficios.

Es de destacar que en este aumento de beneficios ha tenido mucho que ver precisamente el incremento de ventas en tienda. ¿Qué quiere decir esto? Que los ritmos de trabajo han aumentado, que las condiciones laborales son aún peores y que mientras la familia Ortega se consolida como una de las mayores fortunas del mundo sus dependientas, mayoritariamente mujeres, no pueden conciliar y tienen dificultades para llenar la cesta de la compra. Son víctimas de la temporalidad y los contratos a tiempo parcial, en definitiva, de un machismo económico y laboral lacerante que las sitúa en un tercio del salario y menos derechos sociales que los mozos de almacén u otros puestos de trabajo de la misma cualificación desempeñados mayoritariamente por hombres.

La trayectoria de explotación sin límites a las mujeres por parte de Inditex es de sobra conocida. Así sucedió con las miles de gallegas que cosían sin derechos en sus casas y sobre cuyas espaldas se construyó el actual imperio de los Ortega, así sucede con las miles de mujeres que en países sin derechos como Marruecos, Bangladesh y Turquía trabajan en la actualidad en condiciones de semiesclavitud para el gigante del textil y en las tiendas tenemos más de lo mismo con las condiciones de las dependientas.

Trabajadoras y estudiantes, ¡unidas y adelante!

La rentabilidad del machismo para el capitalismo es más que evidente; la opresión de las mujeres son beneficios para los y las patronas como Marta Ortega que, introduciendo diferencias sangrantes entre hombres y mujeres, persiguen no solo forrarse, sino dividir a las plantillas para intentar restarles fuerza en la movilización. La respuesta a este intento de introducir una cuña dentro de nuestra clase es la solidaridad y la unión de todos y todas, apoyando esta huelga, extendiendo el conflicto y denunciando públicamente esta explotación y machismo sangrante que genera tanta miseria y vulnerabilidad económica.

La hipocresía de estos explotadores no tiene límites. Presentándose a sí mismos como grandes “donadores” y mecenas de arte, inundan de dinero a unos medios de comunicación que silencian a la par tanto las protestas de las trabajadoras como la represión y las cargas policiales que sufrieron en los piquetes informativos de la anterior jornada de huelga.

Pero no cuela. Los y las trabajadoras, la juventud que hoy estudiamos y mañana trabajaremos no queremos limosnas ni nos dejamos deslumbrar por la exposición del fotógrafo de moda. Queremos puestos de trabajo en condiciones dignas. Por todo eso desde el Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas manifestamos nuestro apoyo y solidaridad con la huelga del 23 de diciembre y con todas las acciones de las trabajadoras hasta conseguir una subida salarial y mejoras sociales que dignifiquen sus vidas de hoy y nuestros puestos de trabajo del futuro.

¡Basta ya de precariedad y discriminación!

Por unas condiciones laborales dignas hoy, por un futuro digno para la juventud

***

Os e as estudantes coas dependentas de Inditex en loita

Todo o noso apoio á folga do 23 de decembro

A vosa loita é a nosa loita

Este venres 23 de decembro as traballadoras de tenda de Inditex volven saír á folga. Despois do éxito da manifestación do 6 de novembro e das xornadas de folga os pasados 24 e 25 de novembro a multinacional pretende facer oídos xordos ás xustas reivindicacións das máis de mil dependentas que día a día, co seu traballo, levantan a fortuna dos Ortega.

A pesar da chantaxe patronal, a pesar da colaboración que a empresa atopou para tentar desconvocar a folga nas direccións de CCOO e UXT, que asinaban un acordo coa empresa e ás costas do persoal cunha pírrica subida salarial, as traballadoras seguen en pé de guerra. A convocatoria de folga por parte da CIG para este venres volve poñer enriba da mesa o poder das traballadoras, as tendas non funcionan sen elas.

Beneficios récord para os Ortega mentres as dependentas non chegan a fin de mes

Hai escasos días coñeciamos que o grupo Inditex pechaba o terceiro trimestre como o mellor da súa historia! cun beneficio de 1.301 millóns de euros entre agosto e outubro, o que sitúa o beneficio entre xaneiro e outubro nos 3.095 millóns: nin máis nin menos que unha subida do 24% respecto ao mesmo período do ano pasado. É unha absoluta vergoña, un insulto non só para as traballadoras de tenda de Inditex, senón para o conxunto da clase traballadora, que fortunas destas dimensións convivan coa precariedade cada vez maior daquelas traballadoras que fan posibles tan obscenos beneficios.

É de salientar que neste aumento de beneficios tivo moito que ver precisamente o incremento de vendas en tenda. Que quere dicir isto? Que os ritmos de traballo aumentaron, que as condicións laborais son aínda peores e que mentres a familia Ortega consolídase como unha das maiores fortunas do mundo as súas dependentas, maioritariamente mulleres, non poden conciliar e teñen dificultades para encher a cesta da compra. Son vítimas da temporalidade e os contratos a tempo parcial, en definitiva, dun machismo económico e laboral lacerante que as sitúa nun terzo do salario, e menos dereitos sociais, que os mozos de almacén ou outros postos de traballo da mesma cualificación desempeñados maioritariamente por homes.

A traxectoria de explotación sen límites ás mulleres por parte de Inditex é dabondo coñecida. Así sucedeu coas miles de galegas que cosían sen dereitos nas súas casas e sobre cuxas costas se construíu o actual imperio dos Ortega, así sucede coas miles de mulleres que en países sen dereitos como Marrocos, Bangladesh e Turquía traballan na actualidade en condicións de semiescravitude para o xigante do téxtil, e nas tendas temos máis do mesmo coas condicións das dependentas.

Traballadoras e estudantes, unidas e adiante!

A rendibilidade do machismo para o capitalismo é máis que evidente; a opresión das mulleres son beneficios para os e as patroas como Marta Ortega que, introducindo sanguentas diferenzas entre homes e mulleres, perseguen non só forrarse, senón dividir aos persoais para tentar restarlles forza na mobilización. A resposta a este intento de introducir unha cuña dentro da nosa clase é a solidariedade e a unión de todos e todas, apoiando esta folga, estendendo o conflito e denunciando publicamente esta explotación e machismo sanguento que xera tanta miseria e vulnerabilidade económica.

A hipocrisía destes explotadores non ten límites. Presentándose a si mesmos como grandes “doadores” e mecenas de arte, asolagan de diñeiro a uns medios de comunicación que silencian á vez tanto as protestas das traballadoras como a represión e as cargas policiais que sufriron nos piquetes informativos da anterior xornada de folga.

Pero non cola. Os e as traballadoras, a mocidade que hoxe estudamos e mañá traballaremos non queremos esmolas nin nos deixamos cegar pola exposición do fotógrafo de moda. Queremos postos de traballo en condicións dignas. Por todo iso desde o Sindicato de Estudantes e Libres e Combativas manifestamos o noso apoio e solidariedade coa folga do 23 de decembro e con todas as accións das traballadoras ata conseguir unha subida salarial e melloras sociais que dignifiquen as súas vidas de hoxe e os nosos postos de traballo do futuro.

¡Basta xa de precariedade e discriminación!

Por unhas condicións laborais dignas hoxe, por un futuro digno para a xuventude


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas