Read this article in english

Los planes de la derecha, las grandes multinacionales y los dirigentes del Partido Demócrata en Seattle han fracasado. La clase dominante de la ciudad organizó una campaña antidemocrática, racista y machista para forzar la destitución de Kshama Sawant del Ayuntamiento y no lo han conseguido. ¡Una grandísima victoria para el conjunto de la clase trabajadora estadounidense!

Desde Izquierda Revolucionaria Internacional queremos, en primer lugar, felicitar a la compañera Kshama Sawant, quien mantendrá su posición como concejala de la izquierda combativa en Seattle. Y, en segundo lugar, felicitar a Socialist Alternative, a los jóvenes, trabajadores y activistas por el derecho a la vivienda, por la abnegada y ejemplar campaña que han realizado durante semanas. Más de 1.500 voluntarios que día a día han recorrido los distritos, que han conseguido el apoyo económico de 11.500 personas, y que han conseguido recaudar para esta campaña de apoyo la espectacular cifra de ¡1.010.000 dólares!

Quienes han urdido la Recall Campaign –desde Amazon, hasta los grandes magnates trumpistas, pasando por el Seattle Times– contaban con que la caída en la participación en estas elecciones conseguiría echar a Kshama de su oficina. Pero, ni siquiera colocando la votación entre el día de Acción de Gracias y las Navidades lo han logrado. El voto a favor de Kshama se ha impuesto, y en los distritos más obreros, nutridos especialmente trabajadores negros y latinos, consigue ganar con mayorías aplastantes del 70% y 80%.

Lo que ha sucedido en Seattle nos deja grandes lecciones. La primera es que, en esta época de revolución y contrarrevolución, los capitalistas y sus representantes utilizarán todos los medios a su alcance para tratar de destruir y desautorizar a aquellos dirigentes de la izquierda combativa que levantan una alternativa anticapitalista frente las políticas de austeridad, siendo vistos con enorme simpatía por las y los trabajadores y los oprimidos.

Kshama ha sido reelegida hasta 3 veces como concejala de Seattle, a pesar de las ingentes cantidades de recursos movilizados por los magnates, empezando por Bezos, porque se ha colocado al lado de las víctimas de la violencia policial racista, ha encabezado reivindicaciones a favor del salario de 15 dólares/hora que han culminado en victoria, se ha situado al lado del movimiento Black lives Matter abriéndole las puertas del Ayuntamiento, y ha levantado el Tax Amazon para que esta multinacional pague los impuestos que debería. ¡Lo que todos los cargos públicos que se declaran de izquierdas deberían hacer!

Y el segundo, y el más importante, es que sí se puede derrotar a las multinacionales, a la derecha y a sus medios de comunicación. Se puede, pero sólo basándonos en la movilización y la organización, confiando en la fuerza de nuestra clase y no en pactos podridos en el terreno institucional. Como dijo la propia Kshama tras conocer los primeros resultados: “Si una pequeña organización revolucionaria puede vencer […] una y otra vez, podemos estar seguros de que el poder organizado de la clase trabajadora en su conjunto puede transformar la sociedad”.

Enhorabuena de nuevo, la lucha continúa. We won’t back down!


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas