Firma aquí la resolución de apoyo

Concentración martes 2 de febrero a las 10:30 frente al Palacio de Valdecarzana en Oviedo  (c/ San Juan s/n)

El pasado 18 de septiembre, tras semanas de intensa movilización en las calles de Gijón, de recogida de miles de firmas, de infinitas muestras de solidaridad con la víctima y su familia, el movimiento feminista, los y las jóvenes, trabajadoras y trabajadores  que llenamos las calles y alzamos nuestra voz exigiendo Justicia para Paz, lográbamos una gran victoria. Tras cuatro días de juicio, de  un auténtico martirio para la familia de Paz,  víctimas también de este terrible asesinato, el jurado popular emitía un veredicto demoledor determinando por unanimidad que la muerte de Paz fue un asesinato cometido de forma “deliberada, consciente e intencionadamente, eliminando toda posibilidad de defensa de su víctima”.

Finalmente el 30 de septiembre el juez dictaminaba la sentencia: 24 años de cárcel y 10 años de libertad vigilada.

Demostrando el absoluto desprecio por la víctima y su familia el asesino ha apelado esta sentencia arrancada con la lucha a la justicia patriarcal. El próximo 2 de febrero tendrá lugar la vista oral por dicho recurso. El abogado del asesino  plantea nuevamente que el crimen contra Paz no fue un asesinato y que se le condene por homicidio.

Desde Libres y Combativas decimos alto y claro que no vamos a permitir que ningún asesino, amparándose en las herramientas que la justicia patriarcal dispone, cuestione  esta gran victoria que hemos conseguido y continúe torturando a sus víctimas.

Con la movilización impusimos esta sentencia  y con la movilización la vamos a defender

El camino para conseguir esta rotunda victoria no ha sido fácil. Nos enfrentamos no solo a un asesino machista, sino a un aparato judicial que desde el primer momento dejó clara su posición: la fiscalía se negaba a calificar lo ocurrido como un asesinato machista, pidiendo que se juzgase por un delito inferior, el de homicidio, con una pena máxima de 15 años de cárcel, a pesar de reconocer los agravantes de abuso de superioridad y desprecio de género.

Durante los cuatro días del juicio la familia de Paz atravesó un auténtico calvario, reviviendo momentos desgarradores, cara a cara con el asesino, sin poder ser acompañadas, negándoseles hasta un biombo de separación, sufriendo en cada sesión la crueldad que esta justicia patriarcal reserva para quienes se defienden y denuncian la violencia machista en los tribunales.

Pero el arrojo de la familia,  el apoyo  masivo y las muestras de solidaridad se impusieron. La campaña Justicia para Paz movilizó a miles de personas en condiciones de pandemia muy adversas y tras tanto esfuerzo y tanto  sufrimiento de por medio finalmente obtuvimos una  más que merecida victoria.  El impacto de la movilización fue tal que una vez dictaminado el contundente veredicto del jurado popular la fiscalía,  que hasta 24 horas antes se había negado a reconocer el asesinato,  cambiaba su petición de 15 a 21 años de cárcel, la abogacía del Estado hacía lo mismo y el abogado defensor del asesino, que hasta el día anterior defendía su libre absolución, pedía la pena mínima para este delito, 20 años.

Ahora el asesino y su abogado se desdicen y tratan de escabullirse de esta sentencia arrancada con uñas y dientes, con mucho esfuerzo y mucho dolor. El objetivo está claro, modificar la calificación del crimen de asesinato a homicidio y rebajar así la condena de este crimen infame. Tanto las acusaciones particulares como la fiscalía y la abogacía del Estado  han  impugnado esta apelación criminal  y piden la confirmación  de la sentencia. El próximo  2 de febrero tendrá lugar la vista por esta apelación, la familia tendrá que volver a revivir, otra vez todo el dolor, y todo porque un asesino ya condenado así lo ha decidido y  porque el  sistema judicial machista y patriarcal lo permite.

Confirmación y ejecución de la  sentencia por asesinato. Basta ya de golpear a las  víctimas

Desde Libres y Combativas somos plenamente conscientes de que detrás de la victoria que logramos está la movilización, la presión pública, el apoyo y la solidaridad de las miles de personas que participasteis en las acciones de la campaña Justicia para Paz. Solo podemos confiar en nuestras propias fuerzas, ese es el camino para  defender esta sentencia que sienta jurisprudencia y un precedente muy importante para evitar nuevos casos de asesinatos y violencia machista. Una sentencia que es patrimonio del movimiento contra la opresión de las mujeres humildes y trabajadoras como Paz, y como tal la vamos a defender.

Por eso el próximo martes 2 de febrero, con mascarilla y respetando todas las medidas de seguridad, nos concentraremos a las 10:30 frente al Palacio de Valdecarzana en Oviedo (C/ San Juan S/N, colindante al  edificio del Tribunal Supero de Justicia de la Plaza Porlier), donde tendrá lugar la vista oral,  para acompañar  y apoyar a la familia   de Paz y para dejar claro que no vamos a parar hasta que se confirme y ejecute la sentencia por asesinato.

Para expresar todo nuestro apoyo y solidaridad con la familia de  Paz, para pedir el fin del calvario para esta y todas las familias y víctimas de la violencia machista y por la confirmación y ejecución de la sentencia, lanzamos nuevamente una campaña de recogida de firmas y envió de resoluciones al Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

Ya está bien de golpear a esta familia, ya está bien de permitir al asesino condenado regodearse en el dolor de sus víctimas. Basta ya de violencia machista y justicia patriarcal. ¡Justicia para Paz!

Firma aquí la resolución de apoyo