Cuando estas navidades se hacía público el nombramiento, por parte del PSOE, de Isabel García como nueva directora del Instituto de las Mujeres, una ola de indignación recorrió al movimiento feminista que lucha y conquista derechos.

Una señora que jamás ha ocultado su discurso tránsfobo, que ha denigrado a miles de mujeres trans y al conjunto del colectivo, y que se ha alineado con la derecha machista y reaccionaria para verter su odio contra la ley trans, no puede ocupar esta posición. Sencillamente es una provocación y un insulto al movimiento feminista.

Su cuenta de Twitter es un buen ejemplo de lo que decimos y de su enorme caradura ahora que intenta pedir perdón “por si molestó  a alguien”. Perlas como “las mujeres trans no existen”, el constante uso del hashtag #StopDelirioTrans y de acusar al colectivo  de “borrar” a las mujeres, han sido utilizadas por Vox, Hazte Oír y todas las fuerzas reaccionarias, convirtiéndose en la gasolina necesaria para que la violencia contra las mujeres trans se haya desatado en estos últimos años.

Isabel García afirmaba en uno de sus tuits que Podemos “ha logrado en tiempo récord  dividir el movimiento feminista y al colectivo LGTBI”. ¡Qué poca vergüenza! En el movimiento feminista no tenemos ninguna duda y lo hemos gritado hasta la saciedad: ¡el feminismo no es transfobia! ¡La lucha feminista va de la mano de la lucha del colectivo LGTBI y contra cualquier tipo de opresión!

Son ellas, estas señoras del PSOE, las que desde sus privilegios atacan, menosprecian, ofenden y oprimen a nuestras hermanas y hermanos trans. Son ellas las que dividen el movimiento feminista, porque sí, efectivamente, las jóvenes, las mujeres trabajadoras, las que vivimos la cara más dura y violenta del patriarcado y la opresión capitalista, no tenemos nada que ver con estas posiciones tránsfobas.

Pedro Sánchez decía hace unos meses que tenía amigos que “se han sentido incómodos” con el feminismo. Bien, pues nosotras, las feministas revolucionarias, lo que nos sentimos es profundamente furiosas con esta decisión de poner al frente del Instituto de las Mujeres a alguien que ataca directamente los que nosotras defendemos y nos hace libres: vivir y ser lo que realmente somos. Y sentimos esta decisión como lo que es: un ataque frontal al movimiento feminista y a quienes luchamos por la igualdad y contra el machismo y su violencia.

Por eso, desde Libres y Combativas junto a todas las asociaciones trans, LGTBI y feministas, llamamos a todas, todos y todes  a  la concentración convocada el martes 9 a las 10:30h en el Ministerio de Igualdad para exigir la revocación inmediata de Isabel García.

Nadie que ataque los derechos de las personas trans puede ser un baluarte para conseguir derechos para las mujeres. Nuestros derechos van de la mano. 

¡Feminismo no es transfobia!

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas