¡Los derechos trans se conquistan luchando!

20N. 12h Plaza Pedro Zerolo - Puerta del Sol

Samuel asesinado al grito de ‘maricón’. Antidisturbios cargando violentamente contra manifestaciones en defensa de los derechos LGTBI. Neonazis paseándose por Chueca amenazando al colectivo y protegidos por la policía. Una campaña de criminalización contra las personas trans que no cesa. Agresiones fascistas que quedan impunes. La justicia patriarcal amparando a maltratadores y violadores.

La discriminación que sufrimos impregna todos los aspectos de nuestras vidas: acoso escolar, rechazo en nuestros puestos de trabajo o al buscar una vivienda… Una opresión que alcanza niveles insoportables y son todavía más terribles contra las personas trans.

Pero estos ataques no son casualidad. Hay responsables. El discurso y la política del PP y de Vox diseminando su discurso machista, racista, homófobo y tránsfobo, su franquismo y su odio contra la izquierda combativa, está detrás de esta escalada. 

La Comunidad de Madrid dirigida por Isabel Díaz Ayuso es un ejemplo claro. El derecho al  aborto en la sanidad pública es negado a miles de mujeres, las personas trans sufren listas de espera de hasta un año para la primera consulta y de hasta seis para cirurgías… ¡Y además la presidenta ya ha anunciado que modificará las leyes de género y LGTBI para satisfacer las demandas de sus socios de Vox!

Abascal, Casado y compañía quieren devolvernos al armario a palos. Nos han declarado la guerra porque hemos levantado una marea feminista masiva y saben que el germen de la revolución late en el corazón del movimiento LGTBI combativo.

Los derechos se conquistan luchando

Si hoy existe una Ley Trans a nivel estatal es por la lucha, la valentía, el coraje y la determinación de las personas trans y de todas las que hemos gritado desde las calles que ¡feminismo no es transfobia! Pero que nuestros derechos estén reconocidos en las leyes no quiere decir que se respeten.

Ceder o ser cómplice de la escalada represiva que estamos sufriendo, como hace el PSOE, solo fortalece a la derecha y le da alas. Por eso denunciamos el feminismo de moqueta y postureo, institucionalizado y tránsfobo de aquellas y aquellos que no quieren enfrentarse a la derecha, la Iglesia y a los capitalistas.

Si queremos igualdad, salarios y empleos dignos, proteger los servicios públicos, y conquistar plenos derechos para la comunidad LGTBI, la clase trabajadora y la juventud, tenemos que confrontar con la jerarquía de la Iglesia, las instituciones del Régimen del 78 como la monarquía, y los oligarcas. 

La LGTBIfobia, el machismo, las agresiones fascistas y todas las lacras que nos golpean son consecuencia de este sistema podrido y solo con la movilización en las calles, acabando con el capitalismo, y transformando la sociedad podremos poner fin a tanto sufrimiento.

Queremos ser quienes realmente somos, y nada ni nadie nos lo va a impedir 

¡Todas y todos a la manifestación unitaria el 20 de noviembre en Madrid!