Los trabajadores de la sanidad encienden la mecha del descontento social

La-plaza-Sant-Jaume-se-ha-llen_54141250235_51347059679_342_226Ayer 14 de abril decenas de miles de manifestantes abarrotaron el centro de Barcelona contra los recortes sociales de CiU. La concentración convocada por los sindicatos en Pl. Sant Jaume quedó completamente desbordada por una marea humana, la mayoria trabajadores de la salud con batas blancas, pero también usuarios, trabajadores de empresas públicas como Parcs i Jardins de Barcelona, jóvenes, y profesores de escuela, donde los recortes significaran el despido de más de 3.000 profesores y maestros. No solo los 10.000 asistentes que dio la policia son una burla, sino que incluso la cifra de 20.000 que da la prensa y los sindicatos se queda corto, teniendo en cuenta que Pl. Sant Jaume estaba totalmente llena media hora antes de la concentración, y que las calles adyacentes estuvieron abarrotadas de manifestantes, incluso llegando a Pl. Catalunya.

Las consignas que coreaban los asistentes son una muestra de que el rechazo a los recortes no está motivada “porque los médicos están preocupados por su salario” como dijo Boi Ruiz, sino porque degradará de forma irreversible la sanidad pública para beneficio de la sanidad privada, y porque ya está bien que la crisis la paguen los trabajadores: "Hay poco pan para tantos chorizos", "los recortes, para los bancos", "no a la privatización de la sanidad pública", "parches para hoy, necrosis para mañana" y “recortes para hoy, cancer para mañana”. Y por supuesto no faltó “Boi Ruiz dimissió” y “Mas dimissió”. Todo un récord teniendo en cuenta que llevan poco más de 100 días en el gobierno.

Cabe destacar la ingente cantidad de pancartas y cartelones elaborados por los propios manifestantes, con consignas y viñetas cómicas contra los recortes. El ambiente combativo y de furia hizo que durante las casi dos horas de la concentración fuera prácticamente imposible moverse ni entablar una conversación por el ruido ensordecedor de griterío, palmas y silbatos, que sólo se vio interrumpido cuando corrió la voz de hacer un minuto de silencio por la sanidad pública, que enmudeció de forma espectacular la concentración.

El gobierno está respondiendo con una desfachatez inusitada. Dicen que los recortes se están negociando, cuando en la mayoría de los centros sanitarios ya se están aplicando. Las divisiones por arriba son una consecuencia de la contestación social contra los recortes. El presidente del Colegio de Médicos y asesor de Artur Mas se ha pronunciado contra los recortes, igual que el Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC), que agrupa a los gestores de públicos y concertados de la mayoría de los hospitales comarcales, ambulatorios y centros sociosanitarios. En la concentración se rumoreaba que Boi Ruiz ha presentado la dimisión pero que Artur Mas la ha rechazado. Sea o no cierto este rumor, es evidente que la lucha contra los recortes empieza con un abrumador apoyo social y con los trabajadores de la sanidad encendiendo la mecha del descontento social general.

Hay que dar continuidad a la lucha con un plan de movilizaciones contundente

El-personal-sanitario-ha-mostr_54141248240_51347059679_342_226Esta movilización llega tras una semana de movilizaciones descentralizadas por hospitales, donde los trabajadores han desbordado a los dirigentes sindicales, saliendo a la calle cada dia a pesar y en algunos casos en contra de las indicaciones de los dirigentes sindicales. El plan de movilizaciones que han planeado los dirigentes sindicales, que consiste en concentraciones por hospitales cada miércoles y una manifestación en Barcelona dentro de un mes, el 14 de mayo, es claramente insuficiente. Hay motivos y ambiente para lanzar un plan de movilizaciones, empezando por la convocatoria de una Huelga General del Sector Público en Catalunya en el mes de mayo, que eche atrás los planes de recorte social de CiU. La afluencia masiva a la concentración de ayer no empaña ni eclipsa, más bien al contrario, la crítica de los trabajadores a los dirigentes sindicales y la demanda de un plan de lucha contundente, algo de lo cual la propia prensa burguesa se ha hecho eco.

Esta movilización refleja tanto la oposición a los recortes como el profundo malestar social acumulado por los ataques a los trabajadores en estos tres años de crisis capitalista. Para impulsar la lucha es necesario romper con la política de desmovilización y pacto social impuesta por los dirigentes sindicales, recuperando un sindicalismo combativo y de clase.

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas